LA LIDIA

Los novilleros Arroyo y Rivera, heridos de gravedad en México

Pedrito de Portugal se recupera de su cogida

Los novilleros José Rubén Arroyo, mexicano, y Leonardo Rivera, venezolano, sufrieron sendas cornadas de pronóstico grave en el festejo celebrado el domingo en Guadalajara (México).

Arroyo fue cogido por el cuarto novillo y la cornada le afectó a la vena safena. El percance de Rivera ocurrió cuando toreaba al quinto y resultó herido en el cuello.

Con un cuarto de entrada se lidiaron novillos de Malpaso, bien presentados, que tuvieron complicaciones. José Rubén Arroyo fue ovacionado en el que abrió plaza. Leonardo Rivera, palmas en el segundo, silencio en el que cogió a Arroyo y llegó a matar al quinto, que le corneó, pasando después a la enfermería. El español Paulita, ovacionado en el tercero, dio vuelta al ruedo en el sexto.

Mazatlán (México). La novillada celebrada el domingo resultó también muy accidentada y los dos espadas alternantes cayeron lesionados. Con media entrada se lidiaron novillos de San Maximiano, gordos y que dieron problemas. Valente Alaniz, vuelta en el primero. Toreando al cuarto sufrió un golpe de una banderilla en un ojo, y hubo de pasar a la enfermería donde permaneció en observación. Xavier Ocampo, ovación en el segundo y corneado en un muslo por el cuarto, aunque no pasó a la enfermería hasta que hubo estoqueado a la res.

Cadereyta (México). Lleno. Toros de Rafael Mendoza, finos de hechuras y bravos; el sexto, indultado. Jorge Gutiérrez, oreja y silencio. El español Antonio Barrera, dos orejas y oreja. Cuate Espinosa, ovación; dos orejas y rabo simbólicos en el indultado.

Próximas reapariciones

Pedrito de Portugal, cogido el sábado en Olivenza (Badajoz) por el primer toro de la corrida, en la que actuaba como único espada, tiene fisura en un omóplato y ha inciado la recuperación de sus lesiones, menos importantes de lo que se temió en un principio. Se espera que podrá cumplir los contratos que tiene firmados; entre otros en la feria de Sevilla.

Javier Castaño, volteado el pasado día 1 en San Sebastián, precisamente en la tarde de su alternativa, está repuesto y reaparecerá el sábado en Valdepeñas (Ciudad Real). El novillero Fernando Cantos, en cambio, que sufrió rotura de ligamentos el 25 de marzo en Guadalajara, tardará en reaparecer unos dos meses.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS