Aumenta el tráfico de divisas en la frontera con Andorra

Los agentes de la Sección de Especialistas Fiscales de la Guardia Civil destinados en la aduana hispano-andorrana de La Farga de Moles (Alt Urgell) han evitado en lo que va de año que 17 personas lograran introducir de forma ilegal 144,5 millones de pesetas en el país vecino. Esta cantidad supera ampliamente el dinero interceptado en dicho puesto fronterizo en todo el año 2000, que ascendió a 122 millones.

Responsables de la unidad fiscal, creada hace tres años para combatir la evasión de divisas hacia Andorra, han reconocido que a medida que se aproxima la fecha de la entrada en vigor del euro, que supondrá la desaparción de la moneda española, ha aumentado el número de personas que, por cuestiones fiscales, intentan colocar su dinero negro en bancos andorranos para posteriormente convertirlo en otra divisa extranjera, principalmente en dólares. Ésta es una de las maneras más seguras de legalizar el dinero negro o de procedencia dudosa.

El Principado de Andorra ha sido siempre un destino seguro para los ahorros de muchos españoles y también un lugar de paso antes de llegar a otros paraísos fiscales. La inminente llegada del euro ha hecho que en los últimos dos años se haya disparado el tráfico de divisas, por lo que Hacienda ha intensificado la vigilancia en el recinto aduanero de La Farga de Moles con el fin de interceptar al mayor número de infractores. Si continúa el goteo actual, a finales de año la Guardia Civil puede haber confiscado en la aduana con Andorra alrededor de 600 millones de pesetas.

Más de dos billones

Según la Guardia Civil, sólo es interceptada una mínima parte del dinero que intenta eludir los filtros de la aduana, ya que no es obligatorio declarar las cantidades inferiores al millón de pesetas. Hacienda cree que la banca andorrana custodia más de dos billones de pesetas que han eludido el control del fisco español.

La última aprehensión se produjo el miércoles, cuando, en una inspección rutinaria, los agentes, localizaron en una bolsa de viaje más de 24 millones de pesetas. El dinero pertenecía a Jesús V. V., de 59 años, que supuestamente intentaba sacarlo de España sin declararlo. El infractor pudo continuar viaje con un millón. Los restantes 23 millones quedaron depositados en la oficina del Banco Exterior de España.

No obstante, la confiscación más importante se realizó el pasado 22 de enero. La Guardia Civil registró un autocar de jubilados y encontró 40 millones de pesetas en una maleta de viaje. Curiosamente, ningún pasajero reclamó como suya la maleta.

En la misma operación, los agentes del servicio de especialistas de la aduana descubrieron 4,5 millones de pesetas en el interior de una cazadora perteneciente a un jubilado de 74 años, vecino de Mataró, que viajaba en el autocar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS