Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hospitalizados otros dos ancianos intoxicados durante la cena en una residencia geriátrica de Figueres

Dos nuevos ancianos del geriátrico Els Arcs de Figueres han sido hospitalizados a causa de la intoxicación alimentaria que ha originado la muerte de una residente de 92 años y síntomas de gastroenteritis en un total de 25 personas. Los dos ancianos fueron hospitalizados el pasado viernes por la noche. De esta forma ya son cinco las personas que permanecen ingresadas en el hospital de Figueres, ya que en la madrugada del viernes fueron ingresados tres ancianos con un cuadro de gastroenteritis.

Fuentes del Departamento de Sanidad informaron ayer de que las cinco personas, de edades muy avanzadas, evolucionan favorablemente, aunque permanecerán en observación en el hospital como mínimo durante todo el fin de semana.

Los dos últimos ingresos se produjeron a las 21.00 y las 23.30 del pasado viernes. Fueron hospitalizados un hombre de 93 años, afectado de bronquitis y con síntomas de gastroenteritis, y una mujer de 85 años, también con vómitos y diarrea.

Al parecer, el origen de la intoxicación fue un puré de caldo de pollo con verduras que se ofreció en la cena del miércoles a los residentes con problemas de masticación. Precisamente por esta razón, los afectados son los ancianos de mayor edad y con una salud más precaria, como ocurrió con la mujer fallecida, con antecedentes patológicos graves.

Los primeros síntomas del brote se detectaron en la madrugada del jueves, cuando una veintena de ancianos sufrieron diarreas y vómitos. Los tres primeros ancianos que fueron hospitalizados son dos mujeres de 90 y 76 años, y un hombre de 67, que sufrieron gastroenteritis aguda, diarreas, malestar general e incipientes síntomas de deshidratación, aunque no tuvieron cuadros febriles.

La residencia Els Arcs, con un censo de 84 ancianos residentes permanentes y una decena de diurnos, es de titularidad de la Generalitat, a través del Departamento de Bienestar Social, aunque la gestiona una empresa privada.

Las comidas que se sirven a los internos de esta residencia se cocinan en las dependencias del geriátrico. La delegación de Sanidad en Girona ha abierto una investigación epidemiológica para confirmar el origen de la intoxicación. La consejera de Bienestar Social de la Generalitat, Irene Rigau, visitó el centro el pasado viernes para entrevistarse con los familiares de la anciana fallecida.

La veintena de internos que no precisaron ser ingresados siguen evolucionando favorablemente. Algunos han sido sometidos a una dieta y otros han recibido sueron para ayudar a su recuperación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2001