HB presiona a sus críticos para evitar una ruptura en vísperas electorales

HB reaccionó ayer con hostilidad al ultimátum lanzado a su Mesa Nacional por la corriente crítica Aralar, que pretende que la dirección de la coalición adquiera antes del lunes el compromiso de que los parlamentarios electos de EH acudirán, en la nueva legislatura, a las sesiones de la Cámara de Vitoria.

La dirección de HB ve en esta exigencia, planteada a modo de ultimátum, una apuesta de ruptura y el riesgo de una fuga de votos, el próximo 13 de mayo, mayor de la que ya apuntan los sondeos por la vuelta de ETA a los asesinatos. El portavoz de EH, Arnaldo Otegi, ha calificado de 'chantaje' el emplazamiento de Aralar, y la dirección de HB ha enviado un 'documento de reflexión' a sus militantes en el que se juzga muy duramente la postura de la corriente crítica.

Simultáneamente han aparecido en Pamplona pintadas de advertencia contra el principal impulsor de Aralar, Patxi Zabaleta: 'No traiciones, no escisiones'.

HB teme que Aralar concurra con sus propias listas a las elecciones vascas, porque ese trasvase de voto sería menos traumático para muchos de sus propios votantes que depositar la papeleta del PNV-EA. Así, acusa a los críticos de mantener contactos con el PNV, y asegura que este partido ha encargado una encuesta sobre las posibilidades electorales de Aralar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de marzo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50