Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 80% de las lenguas del mundo puede desaparecer en los próximos años

El Comité de Derechos Lingüísticos presenta un informe ante la Unesco

Estas estimaciones aparecen citadas por el sociolingüista Claude Hagege en su libro Alt à la mort des langues. Por su parte, el escritor catalán Carles Tornes, coordinador de los trabajos en el seno del Pen Club, dio la bienvenida a los participantes en la mesa redonda que precedió a la presentación oficial del documento. El acto contó con la presencia del poeta mexicano Homero Aridjis, presidente del Pen Internacional, y de la viuda del fallecido presidente francés, el socialista François Mitterrand, Danielle Miterrand, fundadora de la Asociación France Libertés, entre otras personalidades.

El documento presentado ayer ante la Unesco fue aprobado en Barcelona el 6 de junio de 1996 por la Conferencia Mundial de Derechos Lingüísticos, integrada por más de un centenar de ONG y centros del Pen Club. Según subrayó Tornes, la citada declaración es para todas las lenguas, minoritarias o mayoritarias, y fue pensada y escrita por juristas y lingüistas para dar cuenta de la universalidad de los contextos lingüísticos. Pero, agregó, el tema elegido para ser abordado hoy se centró en las lenguas amenazadas, por lo que fueron invitados a intervenir, entre otros, el experto boliviano en lenguas amerindias Juan de Dios Yapita; el director general de Política Lingüística de la Generalitat de Cataluña, Lluís Jou, y el ministro plenipotenciario de la Embajada de Suráfrica de la Unesco, Leo Conradie. Los dos últimos fueron invitados en calidad de representantes de 'dos casos históricos, donde las legislaciones lingüísticas permitieron dar la vuelta, revertir un proceso de extinción o de prohibición de las lenguas', en el caso catalán, gracias al reconocimiento de los derechos lingüísticos en la Constitución Española y a su posterior desarrollo, explicó Tornes.

Desde su creación, el Comité de Seguimiento, que reclama la creación de un cuerpo similar en la ONU, trabajó con diferentes instancias de la Unesco encargadas de dar a conocer el contenido del texto. Para los promotores del acto, la presentación en París de la declaración, que recibió ya el apoyo de personalidades tan diversas como Nelson Mandela, el Dalai Lama, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Simón Peres, o el cantante Peter Gabriel, 'supone un hito importante'. El objetivo, recordaron, es que llegue a ser un texto de referencia de una futura convención internacional de los derechos lingüísticos. El comité de seguimiento, creado en 1996, tiene su sede en Barcelona y tiene por objeto trabajar 'para que este documento llegue tan lejos como sea posible', informaron en un comunicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2001