Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Un borrador de ley con tres artículos abre los cuarteles a los extranjeros

El Ministerio de Defensa dispone ya de un borrador de anteproyecto de ley para permitir el reclutamiento de extranjeros.

Se trata de un texto muy breve, que modifica tres artículos de la ley del Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas, de mayo de 1999. Al artículo 62 de ley, según el cual 'todos los españoles tienen derecho al acceso a la enseñanza militar de formación', se le añadiría el siguiente apartado: 'los extranjeros podrán acceder a la enseñanza militar de formación para acceso a la condición de militar profesional de tropa y marinería' en los términos previstos en el artículo 68 de la misma ley.

En este artículo se incluiría el correspondiente inciso: 'Reglamentariamente se determinarán las condiciones, el procedimiento y el modelo de trayectoria profesional que resulten aplicables con respecto al acceso de extranjeros a la condición de militar profesional de tropa y marinería, así como los países de los que provengan, de entre aquellos que hayan tenido o tengan una especial vinculación con España'.

Finalmente, el artículo 63, que establece el requisito de 'poseer la nacionalidad española' para ingresar en las Fuerzas Armadas, se mantendría en los mismos términos, pero agregándole a continuación: 'Lo dispuesto en el párrafo precedente se entiende sin perjuicio de lo establecido en el artículo 68 en relación con el acceso de extranjeros a la condición de militar profesional de tropa y marinería'.

En consecencia, los extranjeros seguirán teniendo vetado el acceso a la condición de mando (oficial o suboficial) de las Fuerzas Armadas, mientras que su ingreso como soldado o marinero profesional podrá limitarse a ciudadanos de aquellos países que 'hayan tenido o tengan una especial vinculación con España'.

En el preámbulo del borrador se justifica la medida en base a un doble objetivo: facilitar la 'plena integración de los inmigrantes', hasta el punto de 'permitir su participación en la defensa militar de España', y beneficiar la 'política de personal [de las Fuerzas Armadas] dentro del proceso de profesionalización de sus miembros'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001