Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición estudia llevar al juez el 'castigo' de las Cortes a la Síndic

La tensión acumulada por la incapacidad de los dos partidos mayoritarios en las Cortes para pactar el nombre del titular de la Sindicatura de Greuges tras el fallecimiento, en diciembre pasado, de Luis Fernando Saura, dio un salto cualitativo el miércoles tras una convulsa sesión de la Comisión de Peticiones.

El PP forzó un 'dictamen desfavorable' contra la Síndic en funciones, que fue propuesta en su día como adjunta por el PSPV. Los populares consideran que Caballero actúa de manera partidista, pero como carecen de la mayoría cualificada necesaria para reprobar su actuación recurrieron a un subterfugio para condenar su proceder y violentaron sin miramientos varios puntos del reglamento de las Cortes.

El texto del dictamen elaborado por el PP fue entregado a la oposición media hora antes de su votación, cuando la norma exige un plazo mínimo de 48 horas. La oposición no pudo expresar su posición antes de la apresurada votación, en la que el PP impuso su mayoría absoluta. Más aún, la presidenta de las Cortes negó a los dos portavoces de la oposición la posibilidad de explicar el sentido de su voto una vez aprobado el dictamen, un hecho inédito en la reciente historia de la Cámara autonómica.

Ante tal cúmulo de despropósitos, el PSPV y Esquerra Unida anunciaron ayer que estudiarán en próximas reuniones de sus respectivos grupos parlamentarios la posibilidad de recurrir el procedimiento utilizado por el PP para aprobar el dictamen en cuestión que, por otra parte, carece de cualquier valor jurídico.

Andrés Perelló, portavoz socialista, defendió las posibles iniciativas judiciales ante la 'conculcación de derechos y la persecución al discrepante' que atribuyó a Marcela Miró.

En declaraciones a Efe, Perelló argumentó que carece de sentido pedir amparo a la Mesa de las Cortes porque la presidenta de la institución, dijo, 'sigue la consigna del presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, de atacar a quien discrepa'.

Ramón Cardona, portavoz de EU, anticipó que el grupo parlamentario de la coalición de izquierdas analizará el martes 'la agresión' al derecho a expresarse del que gozan los representantes democráticos para estudiar la viabilidad de un recurso contra el dictamen aprobado el miércoles ante el Tribunal Constitucional. Cardona subrayó 'la gravedad extrema' de lo sucedido en el seno de la Comisión de Peticiones y apuntó que la actuación del PP amparada por la presidenta de las Cortes supuso 'un ataque a la democracia y un principio de fascismo'. El portavoz de EU lamentó, además, que la violencia generada en la sesión fuera gratuita porque para ellos el dictamen aprobado 'es absolutamente nulo'.

El dictamen, efectivamente, no tiene ningún carácter vinculante. La propia Caballero, experta en leyes, ha reiterado que no tiene la menor intención de dimitir ante una falsa reprobación. Pero Alejandro Font de Mora, portavoz del PP, insistió en forzar la situación cuando declaró ayer que si la Síndic 'desconoce el pronunciamiento de las Cortes mostrará su falta de cultura democrática y respeto a la institución donde radica la soberanía del pueblo'.

El PP en conjunto, con Zaplana a la cabeza, buscó refugio en la violencia verbal desatada en el curso de la comisión parlamentaria para arremeter contra el portavoz socialista y tapar sus propias vergüenzas.

Zaplana criticó a Perelló por 'insultar en términos absolutamente soeces y machistas' a la presidenta de las Cortes, informa Ezequiel Moltó, en alusión al calificativo de 'bobita' que mencionó el portavoz socialista una vez finalizada la sesión.

Zaplana recordó que el PP, como grupo mayoritario en las Cortes, ha propuesto a Manuel Cobo del Rosal como candidato a Síndic porque reúne todas las condiciones. El presidente subrayó que fue decano de Derecho de la Facultad de Alicante, catedrático prestigioso de Derecho Penal, defensor del cliente en las cajas de ahorro y persona independiente en cuanto a lo político, ya que no está afiliado a ninguna formación política. 'Y no se le vota porque lo único que quieren es lo que se produjo ayer. Ustedes no saben el juego del niño que lleva el balón y si no juega él no hay balón, pues eso es lo que pasa en estos momentos, si no mando yo no hay autogobierno, ni hay instituciones, ni funciona nada y lo corrompo todo', criticó.

Por su parte, tanto la propia presidenta de las Cortes como Font de Mora y la portavoz del PP en la comisión de la Mujer, Esther Franco, arremetieron contra Perelló por 'sexista' y sugirieron que insultó a Miró por su condición de mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001

Más información

  • El PP arremete contra Perelló por sus supuestas declaraciones sexistas