Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La oportunidad perdida de Yahoo!

El portal pierde el 88% de su valor en Bolsa en un año y la ocasión de comprar otra compañía para reforzar sus ingresos

Hasta hace menos de un mes, parecía que la sangría de las compañías de Internet no podía herir a Yahoo!, la puntocom más significativa e importante del mundo. Pero una serie de dimisiones en cadena y el aviso de que espera menos ingresos para el primer trimestre hundieron el jueves pasado la cotización de la compañía que, convertida en un peso muerto, arrastró a sus competidores y al resto del sector tecnológico -el índice Nasdaq perdió un 2,48%-.

Lo más curioso es que la revisión de las cuentas, e incluso algunas de las dimisiones, se esperaban. Yahoo! sigue siendo el único portal rentable del mundo y la marca más conocida de la Red, según MediaMetrix, y su acción vale un 17% más que el día en que salió a Bolsa. Incluso su discutido modelo de negocio, los ingresos por publicidad, se recuperará a mitad de año, según Merrill Lynch. Por eso, algunos analistas aseguran que los verdaderos problemas de Yahoo! no están en las cuentas, los gestores o el negocio, sino que es cuestión de filosofía. Yahoo! se creyó lo suficientemente poderosa como para caminar sola, y desperdició la inmensa fuerza que le daba su capitalización bursátil para comprar más compañías (estuvo negociando la compra de EBay, e incluso Disney), como hizo AOL con Time Warner. Ahora, a los directivos de la compañía sólo les ha quedado blindarse acciones para evitar compras hostiles.

Han sido los 20 días más negros de la historia de este portal, el más grande e influyente del mundo, con 185 millones de visitantes al mes, subsidiarias en 22 países y páginas en 12 lenguas. La primera noticia negativa se produjo el pasado 15 de febrero con la dimisión de Fabiola Arredondo como directora general de Yahoo! Europa. Arredondo, una española criada en Estados Unidos y ligada a la filial europea del portal desde su nacimiento, aseguró que los motivos de su marcha eran estrictamente personales, pero sólo dos días después se despedía el responsable de Yahoo! Asia, Savio Chow, y después lo hacía Mark Rubinstein, máximo responsable de la filial canadiense de la compañía. Ésta no ha querido realizar declaración alguna sobre este rosario de dimisiones, que concluyeron a lo grande esta semana. El jueves se cerraba la salida más esperada, la del presidente Tim Koogle, que fue quien ayudó a los estudiantes Jerry Yang y David Filo a convertir Yahoo! en un negocio rentable, pero que estaba claramente enfrentado con ellos porque quería acabar con la estrategia solo ante el peligro que ha caracterizado siempre el modo de hacer negocios de Yahoo!

La ventaja y el problema del portal es que siempre ha sido el número uno, desde 1995. Sus ingresos crecen a un ritmo del 100% anual, y sus beneficios aumentaron un 736% en 1999 y un 110% en 2000. Nunca ha necesitado realizar grandes compras -sólo ha hecho una adquisición importante, la web Geocities-, y siempre ha utilizado su poderosa marca para conseguir contenidos preferentes y anunciantes en su página web.

Cuando su principal competidor, America Online, compró Time Warner, en enero pasado, el valor de la acción de Yahoo! llegó a su máximo histórico, casi 250 dólares. Pero ni siquiera entonces decidió utilizar este valor para realizar compras, como esperaban los inversores. Time Warner facturaba cinco veces más que AOL y tenía seis veces más empleados, pero su capitalización bursátil era la mitad de la que tenía America Online. Ahora, AOL Time Warner tiene unos 30 millones de internautas como clientes en todo el mundo, mientras Yahoo! sólo tiene visitantes que curiosean y apenas compran. Y hay más problemas. El 85% de sus ingresos proviene de la publicidad, pero la mayor parte de sus 5.200 anunciantes son puntocom, es decir, empresas con problemas. Sus ingresos disminuirán el primer trimestre un 25%, su acción ha caído un 88% este año, y tendrá suerte si alcanza el break-even, es decir, si no pierde dinero. Todo esto significa que Yahoo! ya no puede comprar, aunque quisiera, y está en una situación muy débil que la deja en situación de ser comprada. 'Yahoo! está viviendo su primer invierno duro', explica Henry Blogdet, analista de Merril Lynch y uno de los más influyentes de Wall Street; un informe suyo sugiriendo problemas en la compañía fue, de hecho, el que provocó que las acciones de la empresa sufrieran una avalancha de ventas el pasado miércoles.

'Yahoo! tendrá que ser creativa, diversificar sus ingresos, modificar su equipo gestor y emerger como una compañía más fuerte, o caerá y será adquirida', añade Blodget. Yahoo! ya ha anunciado dos medidas para fortalecer su valor: va a gastar unos 500 millones de dólares en comprar parte de sus acciones para evitar su desplome, y ha aprobado un plan para que sus directivos, que tienen un 40% del capital, puedan adquirir acciones de forma preferente cuando alguien intente comprar más del 15% del portal.

El problema añadido del caso Yahoo! es que ha intensificado la intensa sensación de pesimismo, cuando no de pánico, entre los inversores y el resto de las puntocom. Yahoo! es a Internet como Microsoft al software, o Coca-Cola a las bebidas. Un golpe, distorsión o problema en esta compañía es un golpe para todos y, de hecho, los competidores de Yahoo! perdieron de media un 10% de su valor en Bolsa el día de la caída de la compañía californiana. La más afectada por la desconfianza es Terra. La española compró Lycos y modificó todo su modelo de negocio, precisamente, para seguir a Yahoo!, que hacía dinero vendiendo publicidad en Estados Unidos. Un modelo de negocio en duda que se convierte en otro dolor de cabeza para Terra Lycos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2001