Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PEDRO TOMÁS

Pedro Tomás, experto en asuntos europeos

Es un hombre tranquilo. Pero su aspecto se endureció hace sólo unos días, cuando la Comisión Electoral rechazó su candidatura a la presidencia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Estaba furioso. Se sentía ultrajado. Y no recuperó la calma hasta que el pasado lunes su recurso fue resuelto afirmativamente. Pedro Tomás tiene 51 años y está convencido de que, por su experiencia, puede aún aportar muchas cosas al fútbol español.

Mientras se debate su futuro profesional, mantiene muchos frentes abiertos. Y todo lo lleva de una forma aparentemente cordial y civilizada. Su cargo de presidente del Comité de las Ligas Profesionales Europeas ante la UEFA le ha convertido en uno de los personajes más expertos en cuestiones de fútbol internacional. Es miembro de la Task Force FIFA-UEFA que estos días ha estado negociando en la Unión Europea un acuerdo sobre los traspasos de jugadores. Y en su calidad de experto en derecho laboral y deportivo es consultado de forma habitual -habla cinco idiomas- por responsables de las ligas continentales más importantes.

Sin embargo, Pedro Tomás se mantiene firme en sus raíces. No resulta extraño verle coger la guitarra y entonar alguna de las canciones de Leonard Cohen cuando se reúne con sus cuatro hermanos en la Costa Brava, en época de vacaciones. Casado y padre de tres hijos, de entre 19 y 10 años, estudió en la Escuela Suiza de Barcelona y se licenció en derecho.

Fue un habitual seguidor del Espanyol. Y en este club comenzó a encarrilar su carrera profesional, cuando el presidente Manuel Meler le llevó a la gerencia hace 22 años. Meler fue sustituido por Antonio Baró, pero Tomás siguió en el cargo y lo detentó durante ocho años. Y cuando Baró, fallecido recientemente, fue elegido presidente de la LFP, Pedro Tomás acabó siendo nombrado gerente y luego Secretario General.

Ex jugador de baloncesto, afirma que desde niño ha sido un apasionado del fútbol. 'A mi cada día me gusta más. Y creo que lo mismo le ocurre a la mayoría', confiesa cuando le preguntan si este deporte está perdiendo impacto en España. 'Los operadores televisivos están estudiando sus resultados, especialmente los del sistema de pagar por ver, pero dudo que renuncien a nuestro espectáculo. El fútbol profesional tiene un interés innegable. Y la Liga española no sólo interesa en nuestro país, sino también fuera'.

Hombre de consenso y dialogante, Tomás se significa como una persona de club. 'Me identifico mejor con los problemas de los clubes', confiesa. Sin embargo, su talante fue indispensable para consensuar acuerdos difíciles entre la Federación, los clubes y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 2001