"Además de ser buenos, tenemos suerte"

Del Bosque elogia a los suyos y se enfada porque el árbitro dice que Raúl marcó con la mano

El técnico del Madrid, Vicente del Bosque, celebró ayer el hecho de que su equipo "además de ser muy bueno, tiene suerte". Pero estaba harto. Cansado -después del gol anulado a Rivaldo, contra el Baça- de oír que el Madrid recibía favores arbitrales, cuando ayer le dijeron de sopetón que Raúl marcó el primer gol al Leeds con la mano. Fue al salir del vestuario, después de ver ganar a su equipo el primer puesto del grupo D, cuando se enteró del comentario en circulación: el responsable de prensa de la UEFA, Graham Turner, había asegurado momentos antes que Raúl se había confesado al árbitro, en el descanso. Turner dijo: "David O'Leary, el entrenador del Leeds, ha dicho que el árbitro [el polaco Ryszard Wojcik] ha ido al vestuario después del partido y se ha disculpado ante ellos porque no había visto la mano, pero se ha enterado durante el descanso que Raúl había metido el balón con la mano e incluso ha dicho que Raúl se lo ha confesado. O'Leary ha dicho que agradece el gesto del árbitro porque eso demuestra que es una persona valiente".

Más información

Del Bosque estaba indignado: "No entiendo por qué el árbitro ha pedido perdón si no ha visto el gol. No quiero desviarme de la realidad. Desde el banquillo he pensado que ha sido gol directo. Es un lance del juego y nunca podremos demostrar que eso ha influido en el marcador final. Lo he hablado con Raúl y tampoco he podido aclarar muchas cosas".

Raúl apareció ante las cámaras nervioso como un caballo de carreras. Negó haber confesado ninguna mano, incluso aclaró que no entendía lo que decía el árbitro. "Se ha conseguido la victoria y el primer puesto ante un equipo que se sabía que nos iba a poner en dificultades", dijo, mirando a uno y otro lado. "Sobre el gol yo no confirmo nada. El árbitro habla en inglés y yo no le entiendo. Nadie se ha dirigido a mí. La jugada ha sido muy rápida, hemos entrado el defensa y yo muy fuerte y el balón ha entrado. Durante los noventa minutos pasan muchas cosas; se pitan faltas que no son y se fallan goles que todo el mundo piensa que tienen que entrar. Son cosas del fútbol que dan tema de charla a la gente. Yo estoy metiendo más goles de cabeza pero también gracias a que los centros son muy buenos y lo único que tengo que hacer es estar ahí y meter la cabeza".

"Lo mejor para el club"

Prueba de que el partido no tuvo trascendencia ni interés para el público, fue la tremenda ovación que se llevó Figo por provocar la tercera tarjeta amarilla. Una amonestación que también buscó Makelele y que, aunque no les permitirá jugar contra el Anderlecht el próximo miércoles, les dejará limpios y sin riesgo de suspensión para los cuartos de final. Del Bosque admitió la treta de sus jugadores: "Son decisiones de los jugadores que en su momento piensan que es lo mejor para el club. No tengo más que decir al respecto". En un momento del partido, Del Bosque, que pensaba sustituir al portugués, habló con Raúl para que éste transmitiera a Figo la orden de que provocara cuanto antes la tarjeta.

Luis Figo intentó una y otra vez que el árbitro le amonestara. Al final lo logró en los últimos cinco minutos, estorbando a un futbolista inglés que intentaba sacar una falta. "Era un buen momento porque íbamos ganando y ya no importaba", explicó Raúl.

Figo y Raúl celebran la consecución de uno de los goles del Madrid junto a Celades y Makelele.
Figo y Raúl celebran la consecución de uno de los goles del Madrid junto a Celades y Makelele.LUIS MAGÁN

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de marzo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50