Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas apuesta por abandonar las 'tentaciones endogámicas' del PSOE y pensar en los madrileños

Rafael Simancas, secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM), apostó ayer -en el primer comité celebrado tras el IX congreso regional, que lo eligió como líder- por 'abandonar las tentaciones endogámicas y abrir el partido a las demandas de los madrileños'. Ése es el método, en opinión de Simancas, que logrará desbancar al PP y ganar las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2003. Simancas está convencido de que el presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, y el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, son dos políticos que ya están 'amortizados'.

El dirigente de la FSM explicó que, a su juicio, el PP está cada vez más 'enfrentado' con diversos sectores, como el de los ganaderos, comerciantes, funcionarios públicos, usuarios de transportes colectivos 'y hasta con los jueces', y que la sociedad madrileña es ahora más consciente de las 'desigualdades sociales' que se dan en la región. En este contexto, los socialistas proponen desbancar a los populares con 20 propuestas, entre las que destacan las referidas a políticas sociales para 'erradicar la desigualdad'. 'En Madrid existen más de 4.000 pisos sin agua corriente, electricidad y aseos, y hay un 11% de madrileños viviendo en la pobreza', aseguró Simancas.

También expresó el líder de la FSM su preocupación por el desempleo. 'En Madrid hay 270.250 parados, de los que un 60% son mujeres; y nueve de cada 10 nuevos contratos son temporales, parciales o precarios', recordó. Apostó Simancas por el desarrollo del pacto local, 'para que se dote a los municipios de más y mejores recursos que les permitan atender las demandas de los ciudadanos', y finalizó su comparecencia anunciando que el de ayer era 'un mal día para el PP', porque, dijo, los socialistas se han puesto a trabajar pensando en ofrecer una alternativa a los madrileños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 2001