Reportaje:La semana del gran clásico

Reina, el sexto portero del Barça en seis años

El guardameta, que sucede a Dutruel, Arnau, Hesp, Baía y Busquets, afronta su prueba de fuego en el Bernabéu

'Mi padre me dijo que el miedo lo dejara en el vestuario porque detrás de mí sólo está la red'. Y detrás de la red habrá este sábado 80.000 enfervorecidos seguidores del equipo rival, el Real Madrid, y muy cerca unas cuantas cámaras de televisión camufladas que diseccionarán sus movimientos. A sus 18 años, José Manuel Reina, el hijo de Miguel Reina (Córdoba, Barcelona y Atlético de Madrid) se enfrenta a una cita crucial en su incipiente carrera.

El estadio Bernabéu es un escenario imponente en el que el portero visitante suele estar en el ojo del huracán. Sin ir más lejos, de allí salió malparado en la temporada pasada otro guardameta de la cantera azulgrana, Francesc Arnau, ahora lesionado. Sus titubeos y su error al no detener un disparo lejano y sin mayores dificultades de Roberto Carlos le costaron la titularidad.

Reina se convertirá esta semana en el sexto portero que alineará el Barcelona en las seis últimas temporadas en el gran clásico de la Liga, sucediendo a Dutruel, Arnau, Hesp, Baía y Busquets. El Madrid tampoco se ha quedado corto. Por su marco han desfilado en estos encuentros Casillas, Illgner, Contreras, Cañizares y Buyo.

Fueron precisamente las lesiones de Arnau y Dutruel las que aceleraron el debú de Reina en el Barça, el 2 de diciembre de 2000, ante el Celta. Desde entonces se ha convertido en un fijo en las alineaciones de Llorenç Serra Ferrer. Se lo ha ganado a pulso. Desde que sustituyó a Dutruel en Vigo, suma ya 21 partidos, en los que ha recibido 19 goles (en la Liga, 12 encuentros y 16 tantos, a una media de 1,3 por partido frente a 1,1 de Casillas). Su única pequeña crisis fue cuando encajó cuatro ante el Racing y tres frente al Deportivo. A Reina le bastaron un par de sesiones individuales con el entrenador de porteros, el holandés Frans Hoek, y un par de partidos manteniendo la puerta a cero (AEK y Real Sociedad) para disipar las dudas.

Su trayectoria ha sido ascendente y ha cuajado excelentes actuaciones, alguna de ellas en campos tan exigentes como el de Mestalla, ante el Valencia (0-1). También ha protagonizado acciones maravillosas, como la parada del pasado sábado en un lanzamiento a la escuadra de Aranzabal o un pase con la mano de 64 metros que dejó a Overmars listo para encarar al guardameta del Alavés en una acción en la que se le comparó con Schmeichel, ex portero internacional danés del Manchester y que ahora actúa en el Sporting de Lisboa.

A pesar de todo, existe la creencia generalizada de que el Bernabéu será la verdadera pruba de fuego para Reina. Él transmite un gran aplomo: 'No sé cómo reaccionaré porque nunca he vivido un partido así, pero está claro que no nos podemos dejar impresionar por el ambiente ni por la presión del estadio por muy hostil que sea'.

Reina sólo ha estado dos veces en el Bernabéu y las dos fueron como espectador, la primera cuando el Madrid derrotó por 5-0 al Barça y la segunda cuando el filial azulgrana logró el ascenso a Segunda A en una eliminatoria contra el filial madridista. Por entonces todavía vivía en Madrid y jugaba en la Escuela de Madrid Oeste. No se trasladó a La Masía hasta que le faltaba una semana para cumplir los 13 años, después de que su padre insistiera en ello. Su ídolo es Zubizarreta, al que tuvo el descaro de decirle que iba a ser su sucesor en el hotel de concentración en el que estaba el Barcelona un día antes de aquel 5-0 en enero de 1995. Seis años después ha cumplido su palabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50