Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Banesto vaticina un frenazo en la economía mundial

La junta del banco acuerda el pago de 12.000 millones al BSCH

La economía mundial se enfrenta a una 'desaceleración de cierta entidad' tras varios años de bonanza, pero España seguirá creciendo en 2001 por encima de la media europea, según indicó ayer el presidente de Banesto, Alfredo Sáenz, en el transcurso de la junta general de accionistas del banco. La entidad acordó una reducción de capital para retribuir a sus socios. El BSCH, que posee el 98% de Banesto, recibirá casi 12.000 millones de pesetas.

El futuro de la economía mundial tuvo ayer su parte de protagonismo en la reunión de accionistas de Banesto. Su presidente se mostró 'menos optimista', pero estimó que España crecerá por encima del 3% este año, frente al 2,7% previsto para la zona euro. A juicio de Sáenz, en la economía española se aprecia una 'moderación' en la actividad por la 'ralentización' del consumo de las familias. Calcula que la inflación será el 2,5% interanual.

El presidente de Banesto avanzó algunos de los objetivos del banco, que planea duplicar sus beneficios brutos en los próximos tres años con la ambición de desbancar al Banco Popular y convertirse en la tercera entidad bancaria española, por detrás del BSCH y el BBVA. 'Son unos objetivos muy ambiciosos', reconoció Sáenz, 'pero contamos con un excelente equipo humano y con los medios necesarios y, por ello, estamos seguros de que podemos conseguirlo, y vamos a hacerlo'. Banesto quiere incrementar este año sus beneficios brutos en un 25%. De ser así, las ganancias antes de impuestos se situarían en unos 88.000 millones de pesetas, unos 17.600 millones más que el año pasado.

El plan trianual presentado ayer a los accionistas incluye, además, los objetivos de elevar la rentabilidad sobre recursos propios del 15% al 30%, mejorar la eficiencia del 55,4% al 40% y ganar un punto de cuota de mercado.

Aparte de la aprobación de las cuentas correspondientes al ejercicio pasado -en el que el beneficio neto creció un 25,4% hasta los 63.170 millones de pesetas-, la junta acordó una reducción de su capital social de 12.233 millones, operación que permitirá a Banesto efectuar el segundo desembolso a los accionistas desde que fue intervenido en 1993. Casi todo el dinero irá a parar al BSCH y los accionistas minoritarios se repartirán 249 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 2001