32 militares y un civil en el banquillo

El Tribunal Supremo revisó al alza, en abril de 1983, las penas impuestas en el juicio de Campamento (Madrid) por el Tribunal Superior de Justicia Militar a 30 de los 33 procesados por la intentona golpista del 23-F. La máxima pena, 30 años, fue impuesta a Jaime Milans del Bosch, Antonio Tejero y Alfonso Armada. Salieron en libertad mucho antes. Tejero fue el último y recuperó la libertad en diciembre de 1996. El Supremo impuso a los 30 procesados un total de 198 años de prisión, que sólo cumplieron en su totalidad los condenados a menores penas. El anterior juicio de Campamento estuvo salpicado de escándalos, incluso hubo que cambiar al presidente del tribunal, quien fue sustituido por Federico Gómez de Salazar.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50