Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

William H. Masters, estudioso de la sexualidad

William H. Masters, que realizó junto con su esposa, Virginia Johnson, innovadores estudios sobre la sexualidad humana, falleció en un hospital de Tucson, Arizona, a los 85 años de edad, como consecuencia de complicaciones del mal de Parkinson que padecía desde hacía varios años, según informó una portavoz del centro médico.

Masters estudió obstetricia y ginecología en el Hamilton College de Nueva York y se graduó en la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester. En 1947 se incorporó como profesor a la Universidad Washington en San Luis (Misuri). Inició sus investigaciones sobre la sexualidad en 1954 y, tres años más tarde, Virginia Jhonson, que entonces era investigadora adjunta, se incorporó a su proyecto.

En colaboración con Virginia Johnson, con quien luego se casó, después de que ambos se divorciaran de sus respectivas parejas, realizó entrevistas a cientos de personas, observaron actos sexuales y estudiaron las respuestas fisiológicas y los mecanismos de la excitación erótica. El resultado fue su libro La respuesta sexual humana, publicado en 1966, que se convirtió en una obra fundamental en ese campo y en un éxito mundial de ventas. Ambos siguieron trabajando y en 1970 publicaron Insuficiencia sexual humana. En 1973 crearon el Master and Johnson Institute en San Luis. En los años siguientes continuaron publicando obras como La homosexualidad en perspectiva (1979) y, junto con Robert Kolodny, Sexualidad humana (1982) y Heterosexualidad (1994).

En febrero de 1997, tras 21 años de matrimonio, Masters y Johnson anunciaron su divorcio, que, sin embargo, no pondría fin a su colaboración profesional. En 1999, Masters, cuya salud se iba deteriorando, abandonó el Instituto.

En declaraciones al diario St. Louis Post-Dispatcher, Johnson dijo que Masters 'fue un pionero en un área de investigación que se había dejado en la negligencia'. 'Estuvo dispuesto a arriesgar su existencia profesional abriendo horizontes en un terreno que ha evitado mucha infelicidad a millones de personas', agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 2001