Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades españolas editan de forma regular alrededor de 800 publicaciones

Las instituciones tiran más de 5.000 ejemplares y cada centro gasta unos seis millones al año

Las universidades españolas editan regularmente alrededor de 800 publicaciones, entre boletines internos, revistas especializadas y periódicos de alumnos, con un gasto medio de seis millones de pesetas al año. La mayoría de los centros publica uno o dos boletines institucionales, con una tirada de unos 5.000 ejemplares. Además, editan de media en cada curso una decena de revistas especializadas hechas por profesores y unas cuatro publicaciones realizadas por alumnos. Éstas son algunas de las conclusiones de una consulta hecha por EL PAÍS entre 30 centros universitarios.

La vasta producción informativa de las universidades españolas coincide sobre todo en sus contenidos: información sobre becas y nuevas titulaciones, entrevistas a profesores, crónicas de actos académicos y culturales, artículos sobre proyectos de investigación, notas de concursos y premios, opiniones de expertos, poesías, humor, el menú del comedor universitario... Resulta mucho más complicado establecer pautas comunes al examinar el número de publicaciones por centro (hay universidades que editan sólo un par de boletines y otras que se acercan al centenar de revistas), el presupuesto (que oscila entre dos y más de cien millones de pesetas), o la tirada (desde apenas un centenar de ejemplares de cada número hasta 80.000).

La mayor parte de las universidades consultadas cuenta al menos con una revista o boletín -lo que en inglés se denomina organ house-, que ofrece principalmente información sobre la actividad interna del centro (convenios con empresas, información laboral, nuevos servicios), pero que también incluye noticias sobre la actualidad de cada campus y el mundo universitario.

En general, estos boletines tienen una periodicidad mensual o quincenal, editan por encima de los 5.000 ejemplares y son elaborados por los departamentos de comunicación de cada universidad, a veces con ayuda de alumnos. El coste de estas publicaciones supera los tres millones de pesetas al año, cantidad que a veces se recupera gracias a la publicidad o la esponsorización.

Periodismo institucional

¿Para qué sirven estos boletines? El director de comunicación de la Universidad Complutense, Gonzalo Ugidos opina, en primer lugar, que 'este tipo de periodismo se ha convertido en una tradición inevitable'. Para Ugidos, los boletines 'están muy bien cuando aportan transparencia a la gestión de cada centro, pero a veces son sólo un trampolín para algún directivo'. El responsable de Gaceta Complutense (un periódico que edita 25.000 ejemplares cada dos semanas) concluye que un rápido vistazo a cualquier revista universitaria es suficiente para saber si está elaborada con criterio profesional o si es sólo un órgano de propaganda.

La crítica más frecuente a este tipo de publicaciones es que dedican mucho espacio a la actividad de los miembros del gobierno de la universidad. Un director de una de estas publicaciones se defiende así: 'Es normal que el rector aparezca mucho porque está en todas las salsas y genera actualidad, pero yo tengo como norma de estilo que no salga más de tres veces por número'. Los principales destinatarios de estas revistas o periódicos son los trabajadores de la institución (profesores y personal de adminitración y servicios), así como empresas colaboradoras y otras universidades. A todos ellos se envía el boletín por correo.

El resto de ejemplares se reparte en bibliotecas y lugares de paso, para que llegue a la mayor cantidad de alumnos posible. Algunas revistas tienen una tirada grande y llegan a todos los estudiantes de la universidad. Es el caso de los boletines de Navarra (80.000 ejemplares), País Vasco (70.000), Cantabria (45.000), Politécnica de Catalunya (40.000) o La Rioja (10.000).

Cada vez es más frecuente que los boletines ofrezcan una versión digital en la página web de la universidad (lo hacen Castilla-La Mancha, Islas Baleares, Santiago de Compostela o la Pompeu Fabra). Sin embargo, de momento son minoría las universidades que han renunciado a editar en papel para decantarse exclusivamente por los periódicos electrónicos (es lo que ocurre en Vigo, Cádiz o Barcelona).

Otros centros han renunciado a editar revistas institucionales por falta de medios o de demanda. Un director de comunicación cuenta que 'sin la financiación y el personal adecuados es muy complejo editar una revista, y sacar una publicación hagiográfica para que la gente la tire a la basura es un gasto inútil'.

El director de la revista Campus (de la Universidad de Murcia), Pascual Vera, encargado de la publicación desde que apareció, en 1985, concluye que el panorama de las revistas universitarias ha cambiado mucho: 'Hace 16 años había más vitalidad. Ahora muchas universidades han claudicado o delegan sus contenidos en periódicos locales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001