Fabius anima a los franceses para que aceleren la adaptación al euro

50.000 personas se equivocaron al pagar la luz y el gas en la nueva moneda

La campaña gubernamental a favor del euro se produce cuando 50.000 personas acaban de equivocarse en Francia a la hora de pagar las facturas de la luz y del gas correspondientes al mes de enero, que por primera vez fueron emitidas en euros.

No se sabe cuántos clientes de las compañías EDF y GDF se creyeron gratamente sorprendidos por una rebaja en los precios y pagaron de buena fe 6,5 veces menos de lo que les pedían (un euro vale 6,5 francos), y cuántos, aun dándose cuenta, decidieron probar suerte. El caso es que remitieron cheques en francos por la cifra que les habían notificado en euros. Y en este país, en el que el recibo de la luz es como la fe de vida y hacienda, el hecho de que la primera prueba del euro haya funcionado con tantos errores ha hecho comprender que no es tan simple hacer cambiar de moneda a 60 millones de personas.

Las fechas están marcadas: el 1 de enero de 2002 comenzará a circular la moneda europea. El euro coexistirá con el franco en los bolsillos sólo durante los 48 días siguientes -un plazo más reducido que en otros países-. A partir del 18 de febrero de 2002, sólo será posible pagar en euros.

Los billetes de franco que los franceses tienen actualmente representan entre 40.000 y 50.000 millones de francos. Por el contrario, la cantidad de billetes de franco atesorados 'en el calcetín' podría ser tres veces mayor: alrededor de 150.000 millones de francos, según estimaciones del diario económico La Tribune.

Meses de preparación

El grueso de esas dos masas financieras tiene que cambiarse por euros entre el 1 de enero y el 17 de febrero de 2001. El hecho de que se haya escogido ese periodo puede suponer un estímulo adicional al consumo, ya que coincidirá con el habitual periodo de rebajas.

A estas alturas, las empresas apenas han dado pasos para adaptarse. 'Todo retraso en esta preparación podría tener consecuencias graves no sólo para cada empresa afectada, sino también para el conjunto de la economía', añade un experto responsable de la adaptación al euro. El propio Fabius advierte de que se necesitan 'entre tres y seis meses' para que una empresa efectúe todas las adaptaciones internas necesarias.

En verano se producirá otra prueba de fuego: comenzarán a pagarse en euros los sueldos de los más de cinco millones de funcionarios. También empezarán a llegar a los usuarios de France Télécom las facturas del teléfono en euros, completando así la operación iniciada por EDF y GDF de facturar en la nueva moneda los consumos de los servicios básicos.

A grandes rasgos, el calendario para este año es el siguiente: al final del primer semestre debería existir una proporción importante de empresas -incluidas pequeñas y medianas- que hayan modificado su contabilidad y sistema de pagos para realizarlo en euros. Entre julio y octubre de 2001, los bancos han de convertir en euros la totalidad de sus relaciones con la clientela de empresas y particulares (cuentas, cheques, préstamos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de febrero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50