Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Getafe sigue con vibraciones en sus casas pese a los trabajos en las vías

Los problemas por el soterramiento de las vías del tren a su paso por el centro de Getafe (144.000 habitantes) continúa. Los trabajos de la máquina amoladora que repasó todo el trazado el fin de semana pasado no han acabado con las vibraciones que sufren las viviendas de los barrios de La Alhóndiga y San Isidro, según explicó ayer el alcalde getafense, Pedro Castro, del PSOE. El Consistorio aprobó además reclamar al Ministerio de Fomento que sufrague el 33% de los 12.000 millones de pesetas que costaron las obras y que se cumpla así un acuerdo firmado en 1996.

El alcalde de Getafe señaló que los trabajos de la máquina procedente de Barcelona han logrado reducir en parte las vibraciones de las viviendas. Sus trabajos durante los días 10 y 11 consistieron en pulir y perfilar las juntas y comprobar si había alguna anomalía en todo el recorrido soterrado. Los vecinos han pedido una reunión urgente con los responsables de la Comunidad de Madrid, Renfe, el Ayuntamiento (los dos organismos que han pagado las obras) y con los técnicos de las constructoras. 'El problema continúa ahí. Se ha notado una leve mejoría, pero hay que buscar otras soluciones, como meter más aislantes', concluyó Pedro Castro.

Los vecinos decidieron la noche del miércoles solicitar un estudio a un instituto técnico o alguna consultora independiente para que analice las causas de las vibraciones y dé además las posibles soluciones al problema, según comentó el regidor getafense. Su coste será sufragado íntegramente por las compañías adjudicatarias de las obras. El Gobierno municipal (formado por PSOE e IU) ha pedido que se retengan los avales a las empresas constructoras, unos 600 millones, hasta que no se solucionen las anomalías detectadas.

Coste repartido

Por otra parte, los tres grupos políticos (PSOE, PP e IU) aprobaron en el pleno de ayer solicitar al Ministerio de Fomento que pague la parte que le corresponde. En 1996 se firmó un convenio entre las tres administraciones (Ayuntamiento, el entonces Ministerio de Obras Públicas y Transportes y la Comunidad) en el que se comprometían a sufragar a partes iguales el coste de las obras de soterrar las vías del tren. El titular de la cartera ministerial era entonces el socialista José Borrell. Con la entrada del Gabinete nombrado por José María Aznar, del PP, su sustituto, Rafael Arias-Salgado, se negó a pagar la parte correspondiente a la Administración central. El Consistorio y el Gobierno regional se vieron obligados a sufragar a partes iguales los trabajos.

La corporación municipal se basará en su petición en la sentencia de la Audiencia Nacional de 7 de noviembre en la que se anulaba la congelación salarial a los funcionarios correspondiente a 1997. Los tres grupos entienden que los acuerdos firmados por Gobiernos anteriores deben ser respetados, y basarán su petición en el antecedente de la subida de sueldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001