Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Antonio Bruned Mompeón,ex director de 'Heraldo de Aragón'

Fue el director más joven de España. Era uno de esos periodistas que mamó la letra de las tipografías desde la cuna, por familia y por dedicación. Antonio Bruned Mompeón llegó a la dirección de Heraldo de Aragón cuando sólo tenía 21 años y lo hizo en tiempos difíciles para el rotativo. Pero el cargo no le era ajeno; su abuelo, Antonio Mompeón Motos, fundó el Heraldo en 1895; su padre siguió la saga, y él, desde 1952 hasta el 20 de septiembre de 2000, dirigió durante 48 años el decano de la prensa aragonesa. Bruned pasó por todas las secciones, se orgullecía de haber trabajado en todas ellas, y sólo lamentaba no haber podido ser corresponsal de guerra, porque estos profesionales eran, para él, ejemplo del periodismo valiente, decidido y de prestigio.

Antonio Bruned formaba parte del paisanaje de la ciudad, en la que había nacido en 1930; abogado, periodista, fue presidente de la Asociación de la Prensa de Zaragoza entre 1968 y 1972, vocal del patronato provisional de la Universidad de Zaragoza; miembro del Instituto Internacional de Prensa, consejero de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE); de la agencia Lid y Condesa; entre 1988 y 1990 fue presidente de la agencia Colpisa.

Estaba en posesión de numerosas condecoraciones: la Encomienda al Mérito Civil, la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco. En 1995, Zaragoza le concedió la medalla de Oro de la ciudad, y la Asociación de la Prensa le otorgó su premio anual. Era la forma de reconocer una trayectoria profesional imprescindible en la historia de la prensa de Aragón. El diario recibió en 1995, año de su centenario, el Premio Aragón, que otorga el Gobierno autónomo, y la medalla de la Diputación Provincial de Zaragoza. Antonio Bruned había sido un firme defensor de la necesidad de progresar de su tierra, había dirigido campañas desde el diario contra el trasvase del Ebro que la dictadura pretendió hacer en los setenta a golpe de decreto, apostó por la modernización del rotativo y dirigió su reconversión hacia las nuevas tecnologías cambiando su diseño.

Cuatro meses después de dejar la dirección del diario y de salir de su consejo de administración, Antonio Bruned fallecía el martes por la tarde tras una operación quirúrgica. El 20 de septiembre, una vez que la familia Yarza se quedase con el rotativo y la familia Bruned lo abandonase, Antonio Bruned se despedía de sus lectores, a los que agradecía su apoyo durante tantos años: 'Éstas son las últimas líneas que publico en este periódico'. Antonio Bruned era viudo y tenía cuatro hijas; sólo una de ellas siguió la vocación periodística de su padre. Hoy, a la una de la tarde se celebrará un funeral en la iglesia de Santa Engracia de Zaragoza. El entierro fue privado.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 2001