Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Vuelven las competiciones europeas | FÚTBOL

El Lazio resucita con Zoff

El equipo ha remontado el vuelo con la llegada del ex seleccionador

El Lazio que mañana visitará el Santiago Bernabéu, es un equipo visiblemente mejorado si se le compara con el que hace apenas 34 días recibía en sus manos el actual entrenador Dino Zoff. Cuando el pasado 9 de enero Eriksson tiró la toalla, en el más boxístico de los estilos, dejando a sus espaldas un equipo gris, que no alcanzaba ni en el campo, ni en los resultados, a ser la sombra del temible conjunto que había sido, el Lazio ponía fín a un ciclo glorioso. Ese mismo día, dejando la comodidad de su escritorio de dirigente del club, Zoff volvía a vestir las ropas de entrenador para devolverle al equipo una personalidad, una línea de juego y, sobre todo, para rescatar de las sombras a la inversión más importante que los laziales habían hecho en su campaña de compras para este año: el delantero argentino Hernán Crespo.

Con la llegada los nuevos vientos, el delantero argentino se reeencontró con el gol (ha marcado siete en los cinco encuentros de la era Zoff) y, sobre todo, se va perfilando como el jugador de referencia en ataque, algo que le faltaba al Lazio desde que se desprendiera de Christian Vieri. Pero no sólo Crespo ha renacido, su compañero en la delantera, el chileno Marcelo Salas, también parece otro: con el sueco Eriksson -actual seleccionador inglés- en 13 partidos había logrado tres conquistas, con Zoff en cinco ya ha alcanzado una cifra igual.

En la estructura del equipo los cambios no fueron tantos, pero han sido importantes. La llegada del checo Karel Poborsky a trabajar sobre el carril derecho de la mitad de la cancha, le dio el desahogo que por momentos necesitan las maniobras de Verón, el mejor jugador del equipo junto al capitán Nesta. A sus 24 años, este central es el capitán del equipo, lo que demuestra su enorme personalidad. Nesta es uno de los jugadores más cotizados del mercado italiano. Claro que para mañana Poborsky no podrá ser empleado ya que esta misma temporada ha jugado competiciones europeas con su equipo anterior (el Manchester). Para cubrir esa ausencia el club italiano ha fichado hace pocos días al joven argentino del Vélez Lucas Castromán, quién justamente el pasado sábado, ante el Atalanta, debutó para probar esquemas pensando en el Real Madrid. Castromán y Simeone se perfilan como titulares, ya que en la media cancha tampoco puede jugar Dino Baggio, que también jugó competición europea con su ex equipo, el Parma.

Otra variante importante que propuso Zoff en este corto periodo que lleva al frente del equipo (cinco encuentros con cuatro victorias y un empate; con 13 goles a favor y seis en contra) pasa por la zona defensiva. El yugoslavo Mihajlovic ha debido hacerle espacio al portugués Fernando Couto, ex futbolista del Barcelona, que con el nuevo entrenador, es titular en una última línea de cuatro hombres.

Este Lazio, que nuevamente aparece como tonificado, lamenta de todas maneras una pérdida importante: Claudio López, que estos días ha empezado a correr de nuevo y que si, como se espera, todo sigue bien podrá volver a los campos de juego en aproximadamente un par de meses tras su grave lesión.

El asunto de los pasaportes falsos, que puso al club en el centro de la tormenta, por la presunta irregularidad en los documentos que le permitieron obtener la ciudadanía a Juan Sebastián Verón no parece, por ahora, tener injerencia en las prestaciones del equipo.

En Italia los medios hacen notar lo difícil que resulta jugar en el Bernabéu para los equipos italianos, que en 16 visitas cayeron derrotados 13 veces, empataron una y se llevaron solamente dos victorias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 2001