Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mármol del aeropuerto obliga a trabajos constantes de reparación

AENA, titular del aeropuerto de Barcelona, ha convocado un concurso público para la 'reposición de mármol en terminales' por un importe neto de licitación de 100 millones de pesetas, que es lo que calcula que costará este año la reposición de las baldosas de mármol de los suelos de las terminales que fueron reconstruidas con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Los suelos se colocaron en 1991.

Por primera vez, AENA calcula los costes anuales de las reparaciones por los mármoles frágiles que fueron instalados, bajo la batuta del arquitecto Ricardo Bofill, por la firma Natural Stone. Un contrato importante ya que se pavimentaron 100.000 metros cuadrados con este mármol. Una cifra similar a la presupuestada para este año se gastó ya en el pasado.

Este tipo de mármol es poroso y se rompe con mucha facilidad, por lo que su reposición comportará importantes gastos a AENA todos los años. La empresa propietaria del aeropuerto ha convocado concurso por primera vez este año. Anteriormente, las obras se adjudicaban directamente.El mármol del suelo del aeropuerto de El Prat no resiste los envites de carros y maletas pesados. Desde poco después de su colocación, AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea), propietaria de las instalaciones, se afana en la reparación y sustitución casi permanente de piezas de mármol travertino 'porque es poroso y poco resistente', según fuentes oficiales del aeropuerto de Barcelona.

Estas fuentes explican que los 100 millones de pesetas licitados para el año 2001 'incluyen, además del material, los trabajos necesarios para la sustitución de las placas de mármol'. Los trabajadores que realizaban las obras que se han sucedido en todas las terminales durante estos años explicaban: 'Estos mármoles son apropiados para paredes, pero no para suelos, por muchos tratamientos con resina que se les dé'. Durante algún tiempo, AENA contrató trabajos para rellenar los poros con resina sintética, pero aun así las placas se siguen rompiendo.

FCC contrató en 1991, como suministradora de los mármoles griegos de las paredes y los andaluces destinados a los suelos, a la sociedad Natural Stone, propiedad de José Manuel Gómez Salgado. Esta empresa suspendió pagos en 1995 con un pasivo de 320 millones de pesetas que tramitó el Juzgado de Primera Instancia número 47 de Barcelona. Una de las filiales de esta compañía, radicada en Sant Celoni (Vallès Oriental), es Natural Stone Marketing Centre (ahora Iniciatives, Marketing i Inversions), que reunió como socios en el negocio de los mármoles a Gómez Salgado y Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol. Pujol Ferrusola fue vicepresidente de esta firma y la abandonó en 1996, aunque su esposa, Mercè Gironès, continuó como administradora única. Esta empresa, que sigue activa y declara como objeto social la compra venta internacional de mármoles y granitos, tiene como apoderado a Jordi Puig, hermano del consejero de Medio Ambiente, Felip Puig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2001

Más información

  • Un hijo de Pujol era socio del suministrador del material