Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticas a Clinton por cobrar 18 millones por su primera conferencia

La polémica sigue rodeando la salida de Bill Clinton de la Casa Blanca y su regreso a la vida de ciudadano corriente. La firma de inversiones Morgan Stanley Dean Witter & Company, patrocinadora de la conferencia que el ex presidente dio el lunes en Boca Ratón, en el Estado de Florida, al precio de 100.000 dólares (alrededor de 18 millones de pesetas), confirmó que varios de sus clientes han protestado y han amenazado con llevarse sus fondos a otra parte.

En esa conferencia, su primera como ex presidente, Clinton afirmó que puede mejorarse la economía global si se gasta más dinero en erradicar enfermedades. Las protestas por la conferencia no se limitaron a clientes de la firma patrocinadora. Un grupo de manifestantes saludó la llegada de la limusina de Clinton con pancartas que decían: 'Todavía lo pones todo a la venta'. Era una alusión a los escándalos vinculados con la salida del político de Arkansas de la Casa Blanca, como los regalos que se llevó y que correspondían al patrimonio de la residencia presidencial o el polémico perdón en sus últimas horas de presidente al millonario fugitivo Marc Rich.

Con mucho menor estruendo, el vicepresidente y ex candidato presidencial demócrata, Al Gore, se incorporó ayer a la vida ordinaria, comenzando sus clases de periodismo en la Universidad neoyorquina de Columbia. Gore quiere estar cerca de su hija Karenna y su nieto, residentes en Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 2001