La pintora rusa Svetlana Kalachnik expone su visión sobre Málaga

Svetlana Kalachnik lleva dos años viviendo en Málaga. Nació en Rusia, en 1975, en la ciudad de Voronez. Allí estudió Bellas Artes: cerámica y pintura. En 1998 expuso en Copenhague, Berlín y Reikiavik. Un año más tarde llegó a España. Tras exposiciones en Benalmádena y Periana, la galería malagueña Alfredo Viñas la fichó. Ahora expone en la sala de Cajamar una treintena de obras llenas de color, detalles y contrastes. Sus cuadros recrean las calles de Málaga; una Virgen del Rocío, blanca, llena de hombres de trono con faraona que la portan a la entrada de calle Larios, el Pasaje de Chinitas o las vistas que observa desde su estudio en Pinares de San Antón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de febrero de 2001.