Nicolás Redondo cree que un 'Gobierno vasco fuerte' puede acabar con ETA en tan solo una legislatura

El secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo, volvió a exigir ayer al lehendakari Juan José Ibarretxe que convoque las elecciones autonómicas, pero esta vez, sumó un nuevo matiz a la petición. De las urnas tiene que surgir, dijo, 'un gobierno constitucional fuerte, que se ponga como meta terminar con el terrorismo, que se puede, en los próximos cuatro años'.

Redondo, candidato a lehendakari, sorprendió con esta afirmación durante un acto político celebrado ayer ante militantes y cargos públicos del socialismo guipuzcoano, en la Casa del Pueblo de San Sebastián. Cerró así una extensa intervención en la que analizó la situación 'de emergencia' que atraviesa el País Vasco, con un encendido discurso contra el nacionalismo vasco. Habló de la falta de libertad de los políticos, intelectuales, empresarios, periodistas y otros sectores, de la estampa que ofrece 'esta sociedad sometida al chantaje'. Y se preguntó y respondió en público: '¿Cómo se sale? Convocando las elecciones, no hay otra salida en estos momentos'.

Porque, a su juicio, 'no se puede seguir dilantando la agonía' de un Gobierno que 'no es capaz de liderar la lucha por la paz y la libertad' en Euskadi. El Ejecutivo, dijo, 'ha fracasado' y ' está deslegitimado política y moralmente', por lo que el lehendakari debería dimitir 'sólo por dignidad'. Mientras tanto, advirtió, no hay lugar al diálogo.

Redondo, que compareció junto al secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Manuel Huertas, rebatió el argumento de que la convocatoria acarrearía una mayor crispación. 'Quien la ha instalado', señaló, 'es quien firmó el Pacto de Estella y ha dividido la sociedad entre nacionalistas y no nacionalistas'. Y arremetió contra el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, por asegurar que 'ETA se sentiría más legitimada para actuar si no gobernaran los nacionalistas'. El mensaje que quiere transmitir es que 'no se vote a partidos no nacionalistas por ETA se puede enfadar más', concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS