Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

El PSOE insta a dar permisos a 50.000 extranjeros que tienen una oferta de trabajo

El PSOE ha instado al Gobierno a que regularice a los inmigrantes que dispongan de una oferta de trabajo y estén en España desde antes del 23 de enero, fecha de entrada en vigor de la Ley de Extranjería. La opoisición estima que esta medida afectaría a unos 50.000 extranjeros.

La iniciativa ha sido presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, como una proposición no de ley, en el Congreso de los Diputados. La secretaria de Políticas Sociales e Inmigración del PSOE, Consuelo Rumí, y el portavoz de la Comisión de Política y Social y Empleo del Congreso, Ramón Jáuregui, explicaron en rueda de prensa que con el sistema propuesto los inmigrantes serían documentados con un permiso de trabajo y residencia temporal, con alta inmediata en la Seguridad Social.

De este modo se evitarían las demoras en los trámites administrativos, que pueden durar hasta nueve meses. Ambos diputados subrayaron que la tramitación se realizaría en las embajadas y consulados de los países de origen establecidos en España.

Los familiares de los inmigrantes así regularizados pordrían además verse beneficiados por este sistema, que podrían acogerse por ley a la reagrupación familiar.

Una medida excepcional

Sumando estos 50.000 extranjeros a los 60.000 cuyas solicitudes el Gobierno se ha comprometido a revisar, la cifra total de regularizados ascendería a 110.000 personas. De esta forma, según Rumí, quedaría cerrado el proceso de regularización, 'no habría efecto llamada' y podría comenzar a aplicarse la reforma de la Ley de Extranjería.

'El sistema que proponemos', dijo la diputada socialista, 'es una medida excepcional porque existe una situación excepcional a la que hay que dar respuesta, a no ser que el Gobierno pretenda dejar al margen de la legalidad a miles de personas que disponen de oferta de trabajo. Eso sería una irresponsabilidad y una insensatez', concluyó.

Además, los socialistas presentaron otra proposición no de ley para que el Gobierno adopte medidas específicas relativas al estudio del estado de salud de todos los inmigrantes a su llegada a España. El objetivo de esta iniciativa es disponer de un control sanitario y preventivo tanto sobre las enfermedades que pueda traer consigo el propio inmigrante como sobre las que pueda contraer en España por no estar inmunizado contra enfermedades comunes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2001