Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Un libro enseña a los jóvenes a escribir diarios personales

¿Quién no ha querido escribir, en algún momento de su vida, un diario personal? ¿Por qué no aprovechar esa tendencia tan natural para acercar a los más jóvenes a la literatura? Dicho y hecho. Tres profesoras de lengua y literatura española en institutos públicos de enseñanza secundaria de Cataluña, Carmen Gúrpide, Nuria Falcó y Ana Bernad, ensayaron con sus alumnos técnicas para incentivarles a escribir sus propias experiencias, sentimientos y reflexiones sobre la realidad, y el lunes presentaron ese trabajo educativo convertido en un original libro, El diario personal, propuestas para la escritura, para orientar a cualquier persona que desee escribir su propio diario.

Carmen, Nuria y Ana tentaron a sus alumnos y la cosa funcionó. Incluso los más reacios a lo consideraban a priori una cursilería, acabaron editando sus propios libros. Diarios escritos por ellos sobre sus propios asuntos, diseñados por ellos con fotos e imágenes. Convertidos, en definitiva, en objetos que les satisfacían y guardarán para siempre, y que fueron, además, un puente de oro para introducirse en el fascinante mundo de la literatura. 'Aunque no todos los jóvenes tienen la misma capacidad para expresar por escrito sus pensamientos y opiniones, la mayoría ha respondido muy bien a ese ejercicio de incentivar el yo de cada persona y volcarlo hacia afuera', señaló Carmen Gúrpide en Pamplona durante la presentación del libro, editado por Pamiela.

El diario personal es un libro pedagógico extremadamente cuidado en su diseño y aspecto gráfico por Pamiela y en el que apenas hay exposiciones teóricas. Dividido en cinco unidades, el libro aporta modelos con breves textos de autores clásicos y contemporáneos, como Ovidio, Lope de Vega, García Márquez o Bernardo Atxaga, y propone múltiples ejercicios para adquirir cualidades en cinco campos: la expresión de los propios sentimientos (diario íntimo), la narración de un viaje (diario de viaje), la descripción de un paisaje (diario del naturalista), el amor expresado en palabras (diario amoroso) y la experiencia del joven como lector (diario del lector).

'Creemos que es una forma muy cómoda y apropiada para superar esa distancia inicial que, en ocasiones, los textos literarios provocan en el no iniciado', añadió Carmen Gúrpide. Aunque la experiencia previa de Carmen, Nuria y Ana se ha llevado a cabo con alumnos de entre 12 a 16 años, el planteamiento del libro se puede experimentar con alumnos menores.

Como ejercicio básico, las autoras del texto proponen que además de los contenidos teóricos sobre los modelos fundamentales de diarios, el alumno vaya redactando su propio diario durante al menos treinta días siguiendo las pautas marcadas en el libro, que instan a experimentar con los distintos tipos de diarios. La última de las unidades, el diario del lector, pretende adentrar al alumno en el mundo de los cuentos y la literatura.

De un inicio realista, la narración de la propia vida, se puede hacer pasar al alumno a la ficción, que le sitúa ya delante del amplio campo de la escritura. Y si el alumno continúa avanzando por ese camino, la simple escritura de lo que le aconteció será la puerta de acceso al fascinante mundo de la literatura. Misión cumplida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS