Expediente a un joven que alertó con una falsa alarma a los equipos de rescate

La Dirección General de Protección Ciudadana ha abierto expediente sancionador a un joven que llamó por su teléfono móvil al número de emergencias 112 solicitando ayuda tras asegurar que había caído al Guadarrama y estaba herido. Al final se supo que se trataba de una falsa alarma.

Antonio Sánchez, de 24 años, vecino de Móstoles, llamó a las 14.30 de ayer al 112 y aseguró haberse caído al río Guadarrama, en la zona de la estación de ferrocarril de Torrelodones. Explicó que se había herido en las manos y admitió haber ingerido bebidas alcohólicas. También dijo que no sabía dónde había ido a parar, pero que se hallaba en una zona de zarzas, junto al río, que por las lluvias baja desbordado. Dio su nombre, su número de teléfono y su dirección.

La operación se activó de inmediato. Los bomberos movilizaron al grupo de rescates en altura y a un helicóptero; el Sercam fletó otro helicóptero, y la Guardia Civil y Protección Civil movilizaron a numeroso personal. Caminaron por la orilla del río y sobrevolaron la zona durante horas, hasta que cayó la noche, sin encontrar ni una huella. El misterio aumentó cuando un hombre de mediana edad dijo a la Guardia Civil haber visto a un joven con las manos ensangrentadas en un camino de la zona descrita. Los agentes fueron para hacia allá, pero no encontraron a nadie. Más tarde, hacia las 21.30, lo hallaron caminando por la carretera M-505, cerca de San Lorenzo de El Escorial, en perfecto estado.

No es la primera vez que Antonio actúa así. El 112 ha recibido cuatro llamadas desde el móvil de Antonio desde el 29 de diciembre. En esta fecha aseguró que había tenido un accidente con su moto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 2001.