CARTAS AL DIRECTOR
i

Jomeini y el ajedrez

En una réplica a mi reportaje La prohibición y el arrepentimiento de Jomeini, publicado el 20 de diciembre, la Embajada de Irán en Madrid afirma, en una noticia publicada el 16 de enero, que 'nunca ha habido ni hay restricciones o prohibiciones para la práctica del ajedrez' en ese país. Para que el lector juzgue por sí mismo, relato los siguientes hechos, apoyados por la documentación que cito:

1. Hashemi Taba, actual vicepresidente de Irán, dijo hace un mes, en una entrevista con el gran maestro ruso Valeri Sálov, que aún puede leerse en Internet (hechiceros.net): 'Se llegó a pensar que el ajedrez era una forma de juego de apuestas y fue prohibido. (...) Después, Jomeini cambió de opinión sobre el juego, admitiendo su alto valor educacional e intelectual'.

2. Irna, la agencia oficial de prensa iraní, firmó una crónica, publicada el 26 de diciembre en la versión digital de Teheran Times, sobre el triunfo del indio Viswanathan Anand en el Mundial de Teherán. En ella se lee: 'El ajedrez, tradicionalmente prohibido por los líderes islámicos durante siglos, fue permitido por (...) Jomeini pocos años después del triunfo de la Revolución' (1979). A pesar de la imprecisa expresión 'pocos años', es evidente que existía una prohibición.

3. Irán consta como miembro de la Federación Internacional (FIDE) hasta 1976. Su Federación de Ajedrez 'deja de existir', según directivos de la FIDE, hasta 1990, fecha en la que se da de alta de nuevo. Jomeini murió en 1989.

4. Hacia 1980, antes de ser periodista, hablé con Mershad Sharif, uno de los jugadores exiliados que cito en el reportaje, ahora francés. Me contó detalladamente cómo decidió abandonar su país por la prohibición del ajedrez.

5. 'La embajada niega que en la concesión a Teherán del Mundial hayan influido los negocios petrolíferos del presidente de la Federación Internacional, Kirsán Iliumyínov'. Aparte del enorme peso de la antigua Persia en la evolución del ajedrez, así como sus recientes éxitos deportivos, sin duda loables, el propio Iliumyínov admite implícitamente esa influencia en un entrevista que le grabé en Estambul, publicada en El País Digital el 16 de noviembre de 2000; en ella dice que él aportó los premios del Mundial (3,5 millones de dólares) y que ese dinero proviene de sus negocios petrolíferos con Irán e Irak.

Por tanto, mantengo cuanto dije en mi reportaje.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de enero de 2001.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50