Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN VICENTE CÓRDOBA | DIRECTOR DE CINE

'Me gusta retratar a la gente sencilla con sus problemas'

Juan Vicente Córdoba (Vallecas, Madrid, 1957) ha llegado a la industria cinematográfica ya muy curtido y sabiendo muy bien donde se mete. Ésa es la sensación que produce, al menos, su ópera prima, una película que mereció el reconocimiento en el Festival de Cine de San Sebastián. Aunque tú no lo sepas, un guión basado en un relato corto de la escritora Almudena Grandes, narra en dos tiempos (la España de finales del franquismo y la España del año 2000), una historia de amor frustrado entre una chica bien y un macarra de Vallecas. El director considera que el cine de hoy, al menos el suyo, debe girar sobre 'personajes sencillos con sus problemas'.

Pregunta. ¿Cómo eligió un relato de Almudena Grandes para su primera película?

Respuesta. Fue en 1994. El cuento cayó en mis manos. Leyéndolo, me dí cuenta de que el protagonista del cuento era tan macarra como yo. Me fascinó la historia de amor de dos personas tan distintos contada en dos tiempos distintos. La originalidad era que se enamoraban a través de los balcones de sus casas, una enfrente de otra, con sólo una calle por medio. Ví que tenía muchas posibilidades de desarrollar a esos personajes y el ambiente de aquella época, que fue una época dolorosa.

P. Casi toda la película transcurre con enfoques a balcones o desde balcones. ¿Fue complicado rodar así?

R. Pensaba que iba a serlo, pero no. Me ayudó mucho haber descubierto la película A short film about love, de Krysztof Kiewslowski, que trataba sobre un adolescente que espiaba a una mujer a través de la ventana. En cierto modo, hago un homenaje a Kiewslowski, que siempre se centra en personajes muy vulnerables.

P. ¿Tuvo problemas para conseguir financiación para el proyecto?

R. Sí, bastantes. Al principio hubo apoyos que nos sirvieron para preparar el proyecto, pero luego la cosa se frenó. Pasaron tres años de frenazo, hasta que, finalmente, decidieron apostar por la película.

P. ¿Suelen tener problemas los directores noveles?

R. No todos. El problema ahora mismo es que hay muchos nuevos realizadores. De las 90 películas que se estrenaron en España el pasado año, 30 eran de nuevos realizadores, y eso es muchísimo. También ha sucedido que hay mucha gente que se ha dedicado al cortometraje y de ahí ha saltado al largometraje. Eso les interesa a los productores, que no tienen que pagar las exigencias de un director consolidado, pero también provoca que muchos no puedan pasar la criba.

P. En la película decidido retrata Vallecas, su barrio. ¿Por qué?

R. Porque me gusta retratar a la gente sencilla, con sus problemas. Y porque, al igual que Woody Allen tiene su Manhattan, yo tengo mi Vallecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de enero de 2001