Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soluciones alquiladas para 'pyme'

SMS, multinacional española dedicada a productos y servicios de telecomunicaciones, dispone de 6.000 millones de pesetas para comprar empresas del sector

Comprender la cultura latina, en el que prima el trato afectivo, casi familiar, incluso para hacer los negocios, y aplicarla a las nuevas tecnologías, es uno de los rasgos que diferencian a SMS de otras compañías. Una multinacional española proveedora de productos y servicios de telecomunicación para medianas empresas, aunque no excluye como clientes a compañías de otros tamaños, que pretende ser referencia en todo el mercado latino, que a su juicio es el que mayores oportunidades presenta ahora y en los próximos años.

'Nuestra oferta abarca soluciones globales, que es lo que realmente demandan los clientes, e infraestructura de Internet y comercio electrónico, y aunque atendemos cualquier sector, estamos especializados en seguros, un campo en el que queda mucho por hacer, y entidades financieras', explica Daniel Kumpel, presidente ejecutivo de la compañía. 'Nuestro enfoque del negocio está muy vinculado al cliente; así pretendemos dar toda la confianza intentando combinar el corazón y la razón, puesto que quien solicita nuestra ayuda quiere más valor añadido y no sólo la tecnología', dice Kumpel. 'Por otro lado', agrega, 'la tecnología que tenemos, en sí misma, nos diferencia de nuestros competidores, ya que resuelve cosas que no todos pueden ofrecer'.

Importantes ahorros

El presidente de la empresa explica: 'Somos un proveedor de servicios de aplicación que ofrece la posibilidad de que los clientes usen nuestra tecnología sin comprarla, es decir, mediante alquiler; así, a las pyme, por ejemplo, les generamos ahorros de entre un 30% y 40%, puesto que es más barato alquilar que comprar; pero, además, de este modo el gasto se convierte en un coste variable de verdad, y no fijo, en las empresas'.

Kumpel, junto a Miguel Vinder, un español afincado en California, son los creadores de SMS, que nació en EE UU y que, presente en España desde hace tan sólo tres años, cuenta aquí con una plantilla de 420 personas, de las que el 80% son ingenieros especialistas en telecomunicaciones. La facturación prevista para el cierre de 2000 es de 4.400 millones de pesetas, con un beneficio neto antes de impuestos de 800 millones. SMS se plantea alcanzar este año unas ventas de 10.000 millones de pesetas, en parte mediante la compra de otras empresas, para lo cual dispone de 6.000 millones de pesetas.

En 2000 compraron la compañía argentina SDA y la española Tecnisys, con una inversión total de 3.000 millones de pesetas. Aunque su estrategia, según explica el presidente, 'no consiste únicamente en aumentar tamaño, sino más bien en estar siempre saneados financieramente y obtener beneficios'. Respecto a las empresas susceptibles de compra, 'han de tener una facturación de 1.000 millones, aportar algún valor al grupo, que sus clientes tengan abierta la posibilidad de cambiar de tecnología y, además, que cuenten con personal cualificado', señala Daniel Kumpe.

Escasez de profesionales

SMS presta servicios de tecnologías de la información, en ingeniería de sistemas y provisión de servicios de aplicación por Internet, que incluye administración remota y presencial de sistemas de hardware, software básico y de aplicación; redes de comunicación; soluciones orientadas al telemarketing; agentes y administración de PC, y desarrollo, integración y administración de aplicaciones Internet, web, erp, comercio electrónico y portales. Entre sus clientes se encuentran el Grupo Telefónica, Hewlett Packard, Generali y Alcatel.

Uno de los problemas a que se enfrenta el sector estriba, según Kumpel, en 'la falta de preparación profesional, algo que ocurre en todos los países. EE UU y Alemania están permitiendo la entrada de profesionales del sector vengan del país que vengan, arreglando de una manera casi automática los papeles administrativos necesarios para que puedan residir y trabajar allí'.

La compañía mantiene presencia constante en toda Europa, y cuenta con oficinas en Brasil, Argentina, Centroamérica, México y Venezuela, país este último en el que piensa acometer un proyecto de 800 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2001