Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del PP de Huelva se agrava con la salida del partido de los cinco concejales de San Juan del Puerto

La crisis del Partido Popular (PP) de Huelva se agrava. El goteo de fugas de concejales populares ha comenzado a producirse en varios de los ayuntamientos de la provincia. Los cinco ediles del Partido Popular en San Juan del Puerto pidieron ayer su pase al grupo mixto y la Junta Local en esa localidad reclamó en bloque la baja en el partido. Esos concejales se han decidido a seguir los pasos de los diputados provinciales Francisco Nieves, Ana Báñez y Jesús García, los dirigentes del Grupo Tartesos, el sector crítico, que entregaron su carnet de afiliado el pasado día 9.

'El PP onubense se desintegra. El presidente provincial, Francisco Pérez, ha demostrado que es un pésimo político y, además, un mal matemático: sabe restar y dividir, pero na sabe sumar', afirmó ayer, con ironía, Francisco Nieves.

Mientras, el grupo del PSOE, que gobierna con mayoría absoluta la Diputación Provincial de Huelva, ha aceptado, basándose en un informe de los servicios jurídicos de la propia institución, que los tres diputados críticos que han abandonado el PP -Báñez, García y Nieves- puedan formar el Grupo Independiente, como habían solicitado. El nuevo grupo tendrá una asignación anual de 30 millones de pesetas y se constituirá en el Pleno ordinario de la Diputación, que está previsto que se celebre el próximo día 26.

En plena crispación por la crisis, Francisco Pérez acusó ayer al presidente de la Diputación, el socialista José Cejudo, de haber comprado a los tres dirigentes críticos. 'Yo no cambio la dignidad política por nada en el mundo. El dinero me importa un comino. Que el señor presidente de la Diputación haga lo que quiera, que compre a quien quiera o pueda. Han pagado 30 kilos por esos tres diputados, una cantidad económica semejante a la que cuenta la Biblia que se pagaba por los traidores El presidente del Partido Popular de Huelva prosiguió su análisis de la situación con un tono abiertamente irónico y afirmó: 'Mientras, el portavoz socialista en la Diputación, Francisco Orta Bonilla, argumentó: 'El equipo de gobierno tenía que dar una respuesta a los problemas de esos tres diputados. La única responsabilidad en esta crisis es del PP, que no ha sabido mantener su grupo unido'.

Orta Bonilla subrayó que la única preocupación de los socialistas ha consistido en intentar que la crisis del PP no afecte al funcionamiento de la Diputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 2001