Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC no quiere que Duran dimita

Barcelona

Los partidos catalanes coincidieron ayer en señalar las repercusiones negativas que la crisis que atraviesa CiU tiene en el Ejecutivo catalán. Los socialistas aseguraron que la renuncia de Duran Lleida como consejero de Gobernación y Relaciones Institucionales 'sería una mala noticia', y subrayaron que la remodelación del Gobierno catalán se debe a 'motivos electorales con vistas a 2003', en lugar de obedecer a las necesidades del país. En su opinión, el ascenso de Mas responde al 'interés por promocionar a personas que tengan más cuota de pantalla y no como fruto de la gestión en su cargo'. Esquerra Republicana reclamó elecciones anticipadas o la constitución de un Gobierno de concentración para hacer frente a la 'situación caótica' que ha desatado la quiebra de CiU en un 'año clave' para la negociación económica y la reforma del Estatut.

El PP, por su parte, exigió a Pujol que 'no impregne' al Gobierno con esta crisis que sólo responde a 'intereses partidistas', mientras que Iniciativa (IC-V) arremetió contra los democristianos y afirmó que 'no tiene demasiado sentido, cuando la remodelación ya es un hecho consumado, alargar dos meses más la parálisis del Gobierno'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001