Reportaje:

La prensa 'peina' los votos de Florida

Los principales medios de EE UU recuentan las papeletas dudosas para aclarar si ganó Bush o Gore

Los 180.000 votos que no se escrutaron en las elecciones de Estados Unidos los está contando ahora la prensa. Pero al igual que durante el tortuoso proceso electoral que ha llevado a George W. Bush a la Casa Blanca, los medios de comuncicación no se han puesto de acuerdo sobre la metodología del recuento. The Miami Herald ha roto filas y ha decidido contar sólo las 60.000 papeletas que no estaban claramete perforadas. Y por otro lado, los grandes periódicos nacionales se han unido para contabilizar también las otras 120.000 perforadas por duplicado, entre las que se incluyen las controvertidas papeletas mariposa de Palm Beach.

'The Miami Herald es el mayor periódico de Florida y por eso creemos que nosotros somos los que debemos hacer esta historia; nosotros debemos dirigirla y no ser sólo un pequeño participante en un consorcio de todas las grandes organizaciones mediáticas de EE UU en el que nuestro papel no destacaría', puntualizó Matin Baron, el director de The Miami Herald, que hasta hace unos meses trabajaba en The New York Times.

Más información
EE UU inicia el proceso para cambiar su sistema electoral

El consorcio lo forman The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, la empresa Tribune (The Chicago Tribune y Los Angeles Times) la agencia Associated Press, The Palm Beach Post, Saint Petersburg Times y la CNN. A última hora, USA Today ha dicho que quizá se vincule al proyecto de The Miami Herald.

La disputa mediática ha sido fundamentalmente por la metodología y los costos, pero también por el uso de mecanismos que aseguren la fiabilidad de un proceso que, de antemano, enfrenta numerosas críticas y el posible desafío legal del partido republicano. The Miami Herald ha contratado a una empresa internacional de auditorías, BDO Seidman, que sólo ha asignado a un contador por condado, mientras que el consorcio utilizará a tres contadores de National Opinion Research Center en cada uno de los 67 condados. 'Es la única forma de evitar la subjetividad o lo errores que podría haber si cuenta una sola persona', señaló Alan Murray, jefe de la delegación en Washington del Wall Street Journal. En la carrera por los recuentos, The Miami Herald lleva la delantera al consorcio, que todavía no se ha puesto manos a la obra porque acaba de llegar a un acuerdo de principios. Nadie sabe cuánto tardará la revisión. Lo único seguro es el alto precio de la cruzada, entre medio millón y un millón de dólares (176 millones de pesetas). Cada condado cobra un precio: 580 dólares la hora en Palm Beach a dividir entre todos los medios de prensa; 10 dólares por hora más 400 de depósito en Miami-Dade a cada uno de los medios, y 300 dólares a dividir en Broward.

Esta semana, una de las reporteras de The Miami Herald y el contador de BDO Seidman se afanan en el piso 18 del Ayuntamiento del condado de Miami-Dade escudriñando perforaciones a un ritmo de entre 650 a 900 papeletas por día. A diferencia del bullicio que caracterizó el drama post-electoral, esta vez se realiza en un silencio sepulcral, pero la ceremonia es la misma: el funcionario levanta la papeleta y se la muestra de cerca y ellos la examinan. La reportera y el contador registran luego los datos en una hoja con varias categorías: perforación horizontal, perforación circular, chad desprendido de una dos o tres esquinas, y sin ningún tipo de perforación.

Ningún medio ha dicho que al final piense declarar a Al Gore o George Bush ganador, sino ofrecer las cifras resultantes por categorías y que cada cual saque sus conclusiones. Las intenciones, afirman, es sentar el récord para la historia, después de que la sentencia de la mayoría conservadora del Tribunal Supremo abortara los recuentos y sirviera la presidencia en bandeja a Bush. Pero no hará falta declararlo expresamente. Los resultados hablarán por si sólos y, de ser Gore el favorecido, la legitimidad, ya dudosa, de la presidencia de Bush, sufriría otro golpe. (Bush ganó por 197 votos en Florida y, a nivel nacional Gore le superó por más de 350.000).

Los republicanos tienen los cañones enfilados ante los nuevos recuentos. Esta semana, el jefe del partido republicano en el sur del Florida, que supervisa las operaciones, relataba a EL PAÍS su estrategia. 'Vamos a condenar cualquier intento de considerar esto como un recuento en vez de una revisión o inspección. Nuestro equipo legal está preparado para actuar en caso necesario', afirmó Luigi Crespo. El Partido Republicano está realizando además su propio recuento por si tiene que acudir a los tribunales de nuevo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS