Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ANTENA 3 | 'CIUDAD SUR'

Los problemas como receta

Ciudad Sur, la serie que Antena 3 estrenó el lunes, se nutre del lado más problemático de la realidad y de la épica que esta realidad ha generado en la ficción. Con un planteamiento de trenza narrativa que potencia un reparto coral, y que permite una identificación a la carta por parte de los espectadores, la serie repite esquemas ya conocidos. No sólo el modelo más obvio de la serie británica Eastenders, emitida por las cadenas autonómicas, sino otros producidos, sin ir más lejos, por la misma cadena y que también explotaban ese gusto por el conflicto social e intergeneracional aderezado con la vinagreta de una moralina algo tópica pero de fácil comprensión.

En la práctica, todo eso se traduce en una batería de conflictos y antagonismos: ricos contra pobres, hombres contra mujeres, padres contra hijos, triunfadores contra fracasados y, como guinda, un par de hermanos enemistados por una herencia. Se trata de recrear las circunstancias que rodean un grupo de vidas verosímiles y de desarrollar cierto discurso sociológico sobre esa España que, con independencia de quién gobierne, siempre va mal y en la que la droga, el paro y los malos tratos son, más que noticia, costumbre.

Que los actores estén bien y los guiones sean solventes ya no es un hecho excepcional, pero no está de más repetirlo. Por suerte, la profesionalización de la industria televisiva ha convertido la corrección en un requisito indispensable para abrirse paso en la selva audiovisual. Otra cosa es si basta con eso.

En cuanto al tan cacareado dinamismo del que alardean los responsables de las cadenas, habrá que esperar para ver si es formal o conceptual. A veces, esta prisa narrativa se convierte en una patraña efectista para esconder la pobreza de las tramas y disimular, bajo una aceleración gestada en la sala de montaje, las propias carencias.

Ciudad Sur, sin embargo, da lo que promete. De entrada, se aleja de la impostura casi paródica del culebrón y, además, recurre a una textura narrativa adulta, más propia de una serie semanal que de una diaria y que debería procurar no quedarse atrapada por el peso de sus confesas influencias.

De todos modos, que una cadena privada complete su parrilla de tarde con un producto poco primario, y que junto al eficaz Pasapalabra consigue desintoxicarnos de los efluvios paranormales del Sabor a ti, es una buena noticia. Parece que la durísima competencia entre Tele 5 y Antena 3 ya no consiste sólo en comprobar quién es capaz de bajar más el listón, sino en atreverse a producir fórmulas previsibles en muchos aspectos pero honestamente eficaces.

[Ciudad Sur tuvo en su estreno 1.877.000 espectadores, con una cuota de pantalla del 14,6%, y el martes, 1.865.000 personas, con un 14,7% de cuota].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2001