Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatre Lliure aspira a tener dos sedes a partir del próximo septiembre

Un espectáculo con Rosa Novell abrirá la programación del próximo semestre

Montanyès tiene claro cuál debe ser la filosofía del viejo teatro: 'Arriesgada, joven y con una visión moderna del teatro', características que ha intentado imprimir a la programación del próximo semestre.

La presencia de compañías invitadas y la mezcla de géneros (teatro, danza, música, poesía) son las señas distintivas de una programación que inaugurará la actriz Rosa Novell el próximo 16 de enero con el espectáculo La noche de Molly Bloom, (hasta el 11 de febrero) estrenado el pasado año en la sala Artenbrut. El director alude a la falta de tiempo para explicar la ausencia de un montaje propio, y se muestra especialmente entusiasmado con una de las propuestas para los próximos meses, el Titus Andrònic (abril y mayo) de Kronos Teatre, con dirección de Àlex Rigola, estrenado durante la pasada edición del Grec. El montaje de la obra de Antonio Tabucchi Revés (febrero-marzo) completará el apartado teatral del próximo semestre.

En danza, el Lliure ofrecerá el estreno absoluto del solo de Ángels Margarit Peces mentideres, que podrá verse el próximo mes de enero. Además, la compañía Metros, dirigida por Ramon Oller, llevará en marzo a la sala su espectáculo Pecado pescado, estrenado hace un mes en L'Espai. La música vendrá de la mano de la orquesta de cámara del Lliure que, también en marzo, ofrecerá una propuesta titulada El nostre planeta, con piezas de Beethoven, Toru Takemitsu y Georges Crumb. Finalmente, la sala recuperará un viejo ciclo, Paraula de poeta, a cargo de Fermí Reixach, que llevará a escena los Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Neruda.

Para Montanyès, las programaciones del viejo y el nuevo Lliure deben ser complementarias. El director está a la espera de recibir una respuesta oficial al contrato programa -en el que se han solicitado 452 millones para el primer año del nuevo teatro-, pero se muestra optimista respecto a la postura de las administraciones, porque de forma oficiosa ha captado una 'buena sintonía' al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de enero de 2001