Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía china detiene a 700 adeptos del movimiento Falun Gong en Pekín

Al menos 700 adeptos del movimiento neobudista Falun Gong fueron detenidos ayer en una operación policial de especial violencia en la plaza de Tiananmen de Pekín, donde se manifestaban pacíficamente ante miles de curiosos contra la prohibición del movimiento, respondiendo a la convocatoria de su líder, el guru Li Hongzhi. Mientras miles de personas celebraban el comienzo del Año Nuevo, los seguidores de la secta prohibida, reunidos en parejas o en grupos de diez personas, desafiaron a las fuerzas del orden chinas durante varias horas, gritando sus eslóganes y exhibiendo sus banderas. Miles de policías irrumpieron en la plaza y, actuando con especial dureza, redujeron a los manifestantes. Los tiraron al suelo, los arrastraron tirándoles de los pelos, los golpearon con patadas de kung fu, los detuvieron y los metieron en los furgones policiales. Al menos tres niños fueron detenidos en brazos de sus padres durante la operación policial, que se prolongó durante casi cinco horas.

Convocatoria en la Red

El guru Li Hongzhi, exiliado en Estados Unidos, había llamado a sus seguidores a 'salir a demostrar su fe' en un mensaje enviado por Internet el pasado 20 de diciembre. Li no llamó explícitamente a sus fieles a reunirse el 1 de enero, pero los adeptos saben que en los días festivos sus detenciones pueden ser vistas por la población. 'La gente puede constatar que no hacemos nada malo y que somos víctimas de una injusticia', afirmó una de las adeptas. Según Amnistía Internacional, el Gobierno de Pekín ha endurecido en los últimos meses las medidas de represión contra los miembros de Falun Gong, de los que al menos 77 ha muerto en prisión a causa de los malos tratos o como consecuencia de huelgas de hambre.

Falun Gong fue ilegalizado en julio de 1999, tres meses después de que sus seguidores protagonizaran una multitudinaria manifestación silenciosa en Pekín, que ha sido hasta la fecha la mayor protesta popular registrada en China desde las marchas que terminaron con la matanza de la plaza de Tiananmen en 1989. Desde julio de 1998, más de 50.000 seguidores del guru Li Hongzhi han sido detenidos, expedientados, sancionados o enviados a campos de reeducación por el trabajo.

Falun Gong es un movimiento espiritual que mezcla principios budistas, taoístas y ejercicios de meditación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de enero de 2001