El juez Garzón deja en libertad bajo fianza de 1.000 millones al empresario ruso Gusinski

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dictó ayer una resolución por la que acuerda la libertad bajo fianza de 1.000 millones de pesetas al magnate ruso Vladímir Gusinski, que dejó anoche la prisión madrileña de Soto del Real. El magistrado le impone fuertes medidas cautelares, como el arresto domiciliario vigilado, tanto en el interior como en el exterior de la vivienda, la entrega de los pasaportes de que disponga, la prohibición de abandonar el territorio nacional y de utilizar medios de transporte aéreos o marítimos sin previa autorización del juzgado. El fiscal Eduardo Fungairiño presentó ayer mismo recurso contra la decisión.

El financiero ruso llegó ayer al juzgado de Garzón poco antes de las tres de la tarde. Vestía camisa azul claro, jersey gris, tejanos azules y deportivas blancas. Garzón le recibió en el despacho de la secretaria judicial, donde una funcionaria notificó a Gusinski la resolución del juez por la que se acordaba su libertad bajo fianza de 1.000 millones de pesetas. Tras una breve reunión con sus abogados, Gusinski volvió a prisión, para abandonarla a las 22:00 horas, poco después de que sus letrados, del bufete de Antonio Garrigues, depositaran la fianza ante el juzgado de guardia. La decisión del juez ratifica como correcta la decisión de encarcelar al propietario del grupo de comunicación Media Most el pasado día 12, debido a la orden internacional de detención librada contra él por delito de estafa agravada por las autoridades rusas. Sin embargo, el magistrado precisa que desde entonces "han ocurrido hechos nuevos y se han aportado datos a la causa" que en su momento no fueron valorados.

El auto precisa que, a la vista del expediente de extradición, "existen dudas racionales acerca de la conveniencia, e incluso de la proporcionalidad, de la prisión provisional". Aunque el magistrado no entra en el fondo de la cuestión, destaca que "la confusión rodea -al menos en este momento- a este expediente, tanto en lo que se refiere al alcance penal de los hechos como a las razones de la petición y el trasfondo extrapenal que pueda guiarla, tal como ha sido alegado por la defensa y completado con los documentos posteriormente incorporados al procedimiento". Es decir, que Garzón, al menos, tiene en consideración la posibilidad de que existan connotaciones políticas en la reclamación rusa.

Debido a esas dudas, Garzón considera que es indispensable sustituir la prisión de Gusinski por otras medidas más suaves, que garanticen que el ciudadano ruso no eluda la acción de la justicia, pero que al mismo tiempo pueda ejercer su derecho a la libertad, aunque con condiciones.

El auto indica que Gusinski es un ciudadano con doble nacionalidad rusa e israelí y que tiene facilidad potencial para fugarse, por sus posibilidades económicas y por los medios operativos de que dispone.

Fianza multimillonaria

Por ello, el juez considera adecuado fijarle una fianza, acorde a su nivel económico, de 1.000 millones de pesetas y ha oficiado a la Guardia Civil en Algeciras para que adopte un dispositivo que limite su acceso a embarcaciones y aviones de los que pueda disponer en un determinado momento. Entre las obligaciones que el juez le ha impuesto figura el residir en su domicilio de Sotogrande, en el término municipal de San Roque (Cádiz), y con carácter previo a la libertad, se formará un sistema de vigilancia permanente, interno y externo de dicho domicilio, por parte de la Guardia Civil de Algeciras, que Gusinski debe aceptar.

La protección y seguridad del magnate deberá ser permanente, día y noche, y cualquier desplazamiento que tenga que realizar se efectuará en vehículos conducidos por funcionarios públicos, quienes además podrán revisar cualquier vehículo que abandone el domicilio para mitigar el riesgo de fuga.

El juez le ha prohibido abandonar el territorio nacional y el propio domicilio sin autorización judicial, y le ha obligado a entregar los pasaportes que posea.

La Fiscalía General rusa se tomó ayer con aparente indiferencia la noticia de que Garzón había decidido poner a Gusinski en libertad bajo fianza, informa Luis Matías López desde Moscú. "Lo más importante es que pueda ser juzgado ante un tribunal ruso", declaró Leonid Troshin, jefe del departamento de información de la fiscalía. Una posibilidad que, al menos en teoría, no desaparece porque el patrón de Media Most pase el fin de año con su familia.

Troshin no teme que Gusinski vaya a poner tierra por medio. "No creo que vaya a dar un paso tan peligroso", señaló el portavoz de la fiscalía, porque, "si eso ocurriese, sería buscado por dos países, Rusia y España".

"La pelota", aseguró por su parte el portavoz de Most, Dimitri Ostalski, "está ahora en el campo del Gobierno español, que debe decidir si inicia un proceso de extradición. Si lo hace, tendrá que celebrarse un juicio. Además, el Gobierno podría no estar de acuerdo con la demanda de Rusia".

Texto completo del auto del juez Garzón en www.elpais.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de diciembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50