Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

El Euskobarómetro augura un empate entre nacionalistas y constitucionalistas

El PNV sería de nuevo el partido más votado en unas elecciones vascas, pero la subida del PP y la ausencia de EH del Parlamento autónomo darían la mayoría simple, como ya ocurre ahora, y con ello la posibilidad de designar lehendakari y formar Gobierno, a una alianza de partidos constitucionalistas (PP-PSE-UA), según la estimación de voto del último Euskobarómetro. Sólo una fórmula que implique a nacionalistas y no nacionalistas, preferida por casi la mitad de los encuestados, permitiría un Gobierno con mayoría absoluta.

MÁS INFORMACIÓN

Cambio de ley electoral

De acuerdo con los resultados del sondeo que realiza periódicamente el Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco, en Euskadi se produciría un virtual empate en escaños entre nacionalistas y no nacionalistas, que puede decantarse a favor de los últimos. Según la consulta, efectuada desde el 2 hasta el 17 de noviembre entre 1.800 personas, el PNV subiría tres décimas en porcentaje (hasta el 28,3% de los votos) e incluso ganaría un escaño, llegando a 22 de los 75 que tiene la Cámara de Vitoria. Pero esta pequeña ganancia no enjuga las pérdidas del nacionalismo en su conjunto, que bajaría de los 41 escaños actuales que suman PNV, EA y EH a 36 o 37, ya que Eusko Alkartasuna pierde uno (pasa a tener cinco) y la marca electoral de HB tendrá cuatro o cinco menos (baja de 14 a 9-10). Ello supondría que por vez primera en los 20 años de historia del Parlamento vasco las fuerzas nacionalistas perderían la mayoría absoluta.Por la previsible inutilidad de los escaños que vayan a manos de los abertzales radicales, ni siquiera el concurso de Izquierda Unida (el sondeo le adjudica tres diputados) haría posible un Ejecutivo de PNV y EA, ya que esos tres partidos sumarían 30 escaños frente a los 35 o 36 asientos que alcanzan populares, socialistas y foralistas de Unidad Alavesa (UA). Ese escaño de diferencia depende de si PP y UA concurren finalmente en coalición (lo que, según la encuesta, les daría 22 asientos) o no (en cuyo caso el PP lograría 20 asientos y UA sólo uno).

El PSE se estancaría en sus actuales 14 diputados, pese a una leve subida en votos, y recuperarían la tercera plaza en Euskadi, a costa de EH, que recibiría un duro castigo, perdiendo el primer puesto en Guipúzcoa. IU puede recuperar su escaño guipuzcoano gracias al cambio de la ley electoral, que redujo al 3% el porcentaje preciso para obtener representación.De cumplirse estas estimaciones, Euskadi vislumbra por vez primera como una posibilidad real el relevo del nacionalismo al frente de sus instituciones de autogobierno. Algo que sólo podría evitarse con una nueva alianza, también sin mayoría absoluta, del nacionalismo moderado con EH.

Como contraste a las posibilidades reales de ese relevo, está el bajo número de encuestados que parecen desearlo: sólo a una de cada 10 personas consultadas les gustaría un Ejecutivo de partidos no nacionalistas y quienes más quieren un Gobierno mixto (70%) son precisamente los votantes constitucionalistas.

En la misma situación de minoría simple que populares y socialistas podrían gobernar juntos el PNV y el PSE (36 escaños). Sólo el añadido de Izquierda Unida o la reedición de la fórmula tripartita PNV-EA-PSE con la que gobernó José Antonio Ardanza hasta 1998 daría como resultado un Ejecutivo con una holgada mayoría absoluta. Pero ambas posibilidades harían preciso un giro tan explícito del PNV desde los postulados del Pacto de Lizarra -que en el segundo caso debe arrastrar a EA- que difícilmente efectuará su actual dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de diciembre de 2000

Más información

  • Euskal Herritarrok perdería un tercio de sus escaños en la Cámara vasca