INVESTIGACIÓN

Sendra gana el premio Bernat Capó con una obra sobre molinos

Monumentos domésticos

El premio Bernat Capó-Bancaixa de difusión de la cultura popular ha sido este año para Fernando Sendra Bañuls, profesor de Física y Química y autor de varios trabajos sobre los molinos tradicionales. En este caso, la obra premiada ha sido Molins hidràulics, fariners i arrossers de La Safor, un completo inventario de los molinos de esta comarca que, como el mismo autor ha indicado, puede servir de base para su gestión y conservación así como para el mantenimiento de la memoria colectiva. El libro, que saldrá al mercado de la mano de Edicions del Bullent, organizadora del certamen, permitirá al lector realizar una ruta por los molinos, lo que a su vez y a juicio del ganador puede servir para incrementar el potencial turístico de la comarca.Milions i milions de pedres, de Antoni Oltra, fue también finalista, según se dio a conocer en el transcurso de la gala de entrega del premio que se celebró el viernes por la noche en Dénia.

Con la obra premiada, son ya tres los trabajos sobre los molinos tradicionales publicados por Fernando Sendra. Los otros dos hacen referencia a los molinos de la Vall d'Albaida y de La Marina Alta y han sido igualmente galardonados en otros certámenes. Ha publicado también un trabajo sobre el cultivo del arroz en Pego, su ciudad natal, y otro sobre los paneles cerámicos devocionales en La Marina Alta que le valió el premio 25 d'Abril de Benissa. Molins hidràulics, fariners i arrossers de La Safor será publicado dentro de la colección La Farga de Edicions del Bullent.

El interés de Fernando Sendra por los molinos despierta a raíz de su tesis doctoral y el estudio de las aguas. Su mal estado de conservación y la desaparición acelerada de lo que define como "monumentos a la ingeniería aplicada a nivel doméstico", junto con sus recuerdos de la infancia, le impulsan a investigar un mundo que guarda mucho de la historia y la forma de vida de sus antepasados. Destaca el autor que los molinos son "una obra anónima y los primeros artilugios que ayudaron al hombre en sus tareas diarias, una muestra todavía palpable de cómo se aplicó la técnica a la vida cotidiana". Es por ello que desde su trabajo plantea a los responsables del patrimonio y al público interesado una forma de recuperación y gestión de los molinos, bien para su uso turístico o como vivienda, con el fin de que no se pierdan y encuentren un hueco en la memoria colectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de noviembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50