Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece a los 57 años Teresa Calafell, actriz y directora escénica

Las manos de Teresa Calafell, con las que era capaz de dar vida a las más imaginativas historias, se han quedado quietas. La actriz y directora escénica falleció ayer en Barcelona a los 57 años a causa de un cáncer. La enfermedad la había tenido postrada en la cama durante cerca de un año, pero ni aun así dejó de trabajar en lo que había sido su pasión, el mundo escénico. Ayer mismo se estrenó su último trabajo, Un dia, una vida, montaje dirigido por Gloria Rognoni e interpretado por una compañía de personas con alguna discapacidad física o mental; Teresa Calafell había diseñado el vestuario y la escenografía de esta obra. Hoy, a las 12.15 horas, se celebrará una ceremonia de despedida en el tanatorio de Sancho de Ávila.Calafell era hija de padres sordomudos, lo que le permitió desarrollar una gran habilidad con el lenguaje de las manos, que ella manipulaba con una creatividad extraordinaria. Sus orígenes escénicos, de hecho, provenían del mundo de la manipulación de títeres, si bien su versatilidad teatral abarcaba múltiples campos, desde la escenografía y la dirección a la interpretación.

Figurines de Miró

En 1968, junto con Joan Baixas, fundó el grupo teatral La Claca, con el que realizaron múltiples espectáculos que presentaron en escenarios de todo el mundo. El más conocido fue Mori el Merma, basado en la pieza teatral de Alfred Jarry Ubu rey, que contó con la colaboración del pintor Joan Miró en la creación de los figurines. La obra, una crítica a todo tipo de abusos de poder, incluía también referencias satíricas a la etapa franquista y se presentó en 1978 en el Liceo antes de realizar una gira internacional. A finales de los años ochenta comenzó su colaboración con Gloria Rognoni, ex miembro de El Joglars y directora teatral, con la que realizó varios espectáculos y compartió la dirección artística de la inauguración oficial de los Juegos Paralímpicos. Entre los montajes en los que colaboraron figuran Deliri, estrenado en 1987, y La guinda, que se presentó en diversos escenarios barceloneses entre 1998 y 1999. En esta obra Calafell conseguía transmitir todo tipo de emociones al espectador con la única ayuda de sus manos, que eran una pareja de tanguistas, unos dinosaurios juguetones, una actriz de strip-tease, un hombre abatido, etcétera. Fue precisamente este espectáculo el que animó al artista Frederic Amat a proponerle realizar un filme protagonizado por sus manos. La película, producida por BTV y rodada en formato de vídeo, se ha rodado a lo largo de este año en el improvisado escenario de la cama en la que se encontraba postrada la actriz y, con el título Mans, se emitirá durante los primeros meses del próximo año.

La actriz, que deja dos hijos que también se dedican al teatro, había colaborado con múltiples compañías catalanas, entre ellas Els Joglars y La Cubana, y fue la responsable del programa de TV-3 para niños TV Teresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 2000