El Tribunal Supremo de Florida ordena por unanimidad la validez del escrutinio manual

El Tribunal Supremo de Florida sentenció esta madrugada a favor de Al Gore y ordenó a las autoridades de ese Estado que tengan en cuenta en sus resultados oficiales el escrutinio manual que se está efectuando en tres condados de mayoría demócrata. El Supremo basó esa decisión en la idea de que "el derecho del pueblo a expresar sus votos" en unas elecciones "prima sobre cualquier otra consideración", incluida la administrativa. La decisión, según informó su portavoz, fue adoptada de forma unánime por los siete miembros del organismo judicial.

El Supremo, consciente de que EE UU no puede esperar mucho tiempo sin conocer el nombre del ganador en Florida, que será su futuro presidente, dio a los condados un plazo para ultimar sus recuentos manuales y enviarlos a la secretaria de Estado, Katherine Harris, para que los incluya en la versión oficial de los resultados. Ese plazo vence el lunes día 27. Harris está obligada a modificar sus resultados provisionales con los datos que les envíen los tres condados. Éstos, de mayoría demócrata (Palm Beach, Miami-Dade y Broward), tienen, pues, cinco días más para ultimar el recuento manual que, tras dos mecánicos, ya han emprendido.Gore espera que de ese recuento salgan a su favor votos suficientes para neutralizar la ventaja que actualmente lleva en ese Estado su rival republicano, y que se eleva a 930 sufragios.

No se conocía anoche si el Supremo se había manifestado también, como le habían pedido los abogados de Gore, sobre el asunto de qué tipo de papeletas poco o mal perforadas pueden ser consideradas válidas. Tras diversas peripecias legales, la batalla por sobre la validez del recuento manual emprendido, a instancias de los partidarios de Gore, en tres condados populosos de Florida llegó el viernes al Supremo de Florida.

Éste organismo, compuesto por siete magistrados, seis de ellos nombrados por gobernadores demócratas, dictó ese mismo día una sentencia de urgencia que prohibía a la secretaria de Estado de Florida, la republicana Katherine Harris, proclamar al día siguiente los resultados oficiales de las elecciones presidenciales en ese territorio.

Harris planeaba proclamar el pasado sábado vencedor en Florida a Bush, en vista del margen a los 930 votos de ventaja que tenía sobre Gore, una vez efectuados dos escrutinios mecánicos en todo el Estado y contabilizados los votos por correo. Eso hubiera concedido al gobernador de Tejas los 25 compromisarios de Florida en el Colegio Electoral y con ello la Casa Blanca.

Antes de que el Supremo paralizara la mano de Harris, Bush, de hecho, se aprestaba a declararse presidente electo y anunciar el comienzo de la transición. Los siete magistrados escucharon el lunes los argumentos de las dos partes. Los abogados de Gore insistieron en que el recuento a mano emprendido en los condados de Broward, Miami-Dade y Palm Dade deberían ser incluidos en el recuento oficial. Explicaron que lo importante no es que Florida se de prisas en anunciar un ganador, sino que se despejen todas las dudas escrutando meticulosamente cada papeleta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de noviembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50