Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FÚTBOL: La jornada de Liga. DIEGO TRISTÁN - DELANTERO DEL DEPORTIVO

"Nunca he sido problemático"

Discutido y elogiado a partes iguales, Diego Tristán, de 24 años, es el hombre de moda del fútbol español. Dos goles espléndidos frente al Zaragoza, el pasado fin de semana, le han reconciliado con la afición del Deportivo, que empezaba a preguntarse si los 2.500 millones que costó su fichaje habían merecido la pena. Sofocada esa duda, la semana ha envuelto a Tristán en otra: ¿tiene un sitio en la selección? El jugador, harto de una fama de polémico que considera injustificada, elude la controversia.Pregunta. Mucha gente piensa que usted debería haber jugado el miércoles con la selección.

Respuesta. No quiero hablar de ese tema. Todo el mundo me está preguntando lo mismo, y no hay nada que preguntar.

P. Quizás todo lo que ocurra es que 45 partidos en Primera sean muy pocos para ir a la selección.

R. Por supuesto que no. Me creo tan capacitado como el resto de los jugadores, pero ya está bien. Iré cuando Camacho lo crea conveniente.

P. ¿Por qué intenta evitar el tema? ¿Para eludir esa fama de problemático que le rodea?

R. Allí donde he estado nunca he tenido un problema. Tengo mi fútbol y hago lo que sé hacer. Unas veces me sale y otras no, pero soy así. No he cambiado antes y no voy a cambiar ahora, pero nunca he tenido ninguna polémica con nadie.

P. Pues del Betis se fue dando un portazo y peleado con Lopera, en el Mallorca se enfrentó a Cúper y Riazor le silbaba hasta hace poco.

R. Eso es una exageración. Las cosas no me estaban saliendo y la gente perdió un poco la paciencia, pero siempre me ha apoyado y respetado. La afición del Deportivo se ha portado bastante bien conmigo.

P. Normal. Ha marcado seis goles, y los seis en Riazor. Da la impresión de que está más preocupado por caerle bien a su afición que por cualquier otra cosa.

R. El que piense eso, mejor para él. Yo intento hacer mi trabajo y marcar goles todos los domingos, pero los seis que he conseguido, siete con el de la Supercopa, han sido en Riazor. Ojalá sean 40 y todos aquí. No me importaría.

P. De lo que no hay duda es de que tiene carácter. No es habitual que un jugador de 22 años, recién llegado a un equipo, le suelte al técnico lo que usted a Cúper en el Mallorca: "O juego en Primera o me voy".

R. Claro que tengo carácter, pero como cualquiera. Me había ido de mi tierra para jugar con el Mallorca en Primera, que era la condición con la que había fichado, y de buenas a primeras llega un técnico que te dice todo lo contrario. Fue un golpe muy duro.

P. Cúper explicó entonces que necesitaba que le diesen muchas patadas en Segunda. ¿Se las dieron?

R. No hay que dar mayor importancia a una frase. Utilizó esa expresión para salir del paso, pero cuando a un entrenador no le entras por el ojo es difícil que te ponga por mucho que hagas.

P. ¿Y necesitaba que se las diesen?

R. No. Si un jugador necesita que le den patadas para jugar en Primera...

P. Qué hay de esa vida desordenada que Pirri le achacó en su famoso informe y que provocó en parte que usted no fichase por el Real Madrid.

R. Este asunto me empieza a molestar. No quisiera dar importancia a ese tema y no se la doy, pero todo el mundo habla de lo mismo. No sé de dónde ha podido salir esa información.

P. Este fin de semana se juega el Betis-Sevilla. ¿Su favorito?

R. El Betis, claro. Es el equipo en el que nací como futbolista. Además, lo entrena Fernando Vázquez, un gran técnico y el que me dio la oportunidad de jugar en Primera.

P. ¿Cuáles eran sus aficiones de pequeño?

R. Estar mucho tiempo en la calle con mis amigos y jugar al fútbol. Estudiar, poco, porque no me gustaba. Desde que tenía ocho años siempre he estado jugando al fútbol.

P. El lunes es el 25º aniversario de la muerte de Franco. ¿Significa algo para usted?

R. Ni mucho menos. De política no entiendo absolutamente nada.

P. ¿Hay algún gol que se le haya quedado grabado?

R. Uno contra el Bar-celona B cuando estaba en el filial del Mallorca. Sacó Valbuena, el portero, controlé con el pecho, encaré a tres contrarios, los dejé sentados y, a la salida de Arnau, se la piqué por arriba. Para mí, fue el gol soñado.

P. ¿Y de otro jugador?

R. El de Maradona en el Mundial 86.

P. Lo vuelvo a intentar. ¿Cuándo irá a la selección?

R. [Risas]. Cuando el seleccionador lo crea conveniente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de noviembre de 2000