Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Daimler estudia destituir al responsable de Chrysler por las fuertes pérdidas

Golpe de mano alemán en la cúpula del gigante automovilístico y aeronáutico DaimlerChrysler. El comité supervisor de la compañía tiene previsto aprobar el próximo viernes en una reunión extraordinaria la renuncia de James P. Holden como primer ejecutivo de Chrysler Group, la pata estadounidense del consorcio. La sustitución de Holden por Dieter Zetsche, que en la actualidad es el responsable del área de vehículos industriales de la firma, fue interpretada por los directivos de la compañía en Stuttgart y Auburn Hills (Michigan, EE UU) como un intento desesperado por contener las pérdidas de Chrysler y una clara ofensiva de la cúpula alemana por tomar las riendas de la problemática fusión de dos culturas tan distintas, según el diario Detroit News.

La fusión de la germana Daimler-Benz y la estadounidense Chrysler ha resultado un desastre desde que se anunció en 1998. Las acciones de la nueva DaimlerChrysler han perdido más de la mitad de su valor desde comienzos de 1999. En enero de ese año valía 108 dólares y ayer marcaban 46. De hecho, la compañía resultante vale ahora menos de lo que valía Daimler-Benz por sí sola antes de la fusión. Holden, de 49 años, asumió la presidencia de Chrysler hace apenas un año y no ha podido evitar que la compañía refleje unas pérdidas de 512 millones de dólares (cerca de 100.000 millones de pesetas) al término del mes de septiembre. Lo que es peor, Holden no ha sabido ganarse la confianza del todopoderoso presidente de DaimlerChrysler, Jürgen Schrempp, que había anunciado para el grupo unos beneficios de 2.000 millones de dólares para el año 2000 y puede verse en apuros por culpa de los problemas al otro lado del Atlántico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2000

Más información

  • Un alemán presidirá la filial en EE UU