EL FUTURO DEL NACIONALISMO CATALÁN

Los moderados de Convergència temen ser barridos en el congreso

El XI congreso de Convergència Democràtica (CDC) amenaza con reducir a su mínima expresión política a los moderados del partido, agrupados en torno a la plataforma Catalanisme i Progrés. Eso es lo que temen diversos integrantes de esta plataforma, quienes creen que, de aprobarse una serie de enmiendas propugnadas por el sector soberanista, o nacionalista radical, "el pluralismo se reduciría drásticamente en el partido".

Los moderados de Convergència acuden al congreso que se celebrará el próximo fin de semana con la conciencia de que llevan las de perder, aunque se resistirán. Nadie en el colectivo pone en entredicho el liderazgo de Artur Mas, futuro secretario del partido, aunque les gustaría que todas las sensibilidades estuvieran representadas en la nueva dirección. "Hay gente en el partido a quien le molesta el pluralismo y en cambio sería partidaria de que el congreso consolidara la línea de pureza nacionalista", manifestó un destacado integrante de Catalanisme i Progrés.Ignasi Guardans declaró ayer a Efe que la base electoral y algunos dirigentes históricos de CDC pueden acabar separándose del partido si su ideario se radicaliza en el congreso.

Por el momento, uno de los elementos que más preocupa a los moderados es que en el congreso de CDC se apruebe una enmienda por la que dejan de ser miembros natos del consejo nacional del partido, máximo órgano de decisión entre congresos, todos los cargos electos, es decir, desde parlamentarios autonómicos hasta eurodiputados. Ahora los diputados, por ejemplo, son miembros natos de ese organismo, pero de triunfar las tesis más nacionalistas o del aparato convergente, deberían ser elegidos mediante votación en cada agrupación comarcal o sectorial a la que pertenecieran.

No obstante, los moderados creen que esta enmienda, incluida en la ponencia de organización presidida por Xavier Trias, no tiene visos de prosperar. En su opinión, Trias paralizará una modificación que dejaría sin voz en el consejo nacional a sus compañeros de escaño en el Congreso de Diputados.

"Esto supondría una involución en un partido que tiene una notable presencia social", aseguró un representante del sector moderado, opuesto a la política soberanista que se ha practicado desde la dirección durante la etapa del actual secretario general, Pere Esteve. "En este congreso no creo que haya grandes rupturas, pero si no sale un proyecto en el que podamos sentirnos cómodos", subrayó otro miembro del colectivo Catalanisme i Progrés, "creo que muchos nos iremos a casa".

Pero los moderados no lo dan todo por perdido. Creen que estas propuestas no se impondrán "al sentido común del partido". "Todos hemos dado muestras de buena voluntad; nosotros aceptamos que Artur Mas sea el candidato y lo respaldamos, pero nuestras propuestas deben ser tenidas en cuenta", aseguró también otro miembro de Catalanisme i Progrés. Esta corriente de opinión está integrada por el eurodiputado Carles Gasòliba, los ex consejeros Maria Eugènia Cuenca, Josep Manuel Basáñez y Joan Guitart; el parlamentario Ignasi Guardans y el ex diputado Francesc Homs.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El comité de ponencias ha pospuesto hasta el congreso la discusión de la enmienda que eliminaría los miembros natos del consejo nacional debido a la división de opiniones existente en el propio comité. Será pues en la comisión, o en todo caso en el pleno del congreso, donde se dilucide la cuestión.

Esta no ha sido la única enmienda conflictiva que el comité se ha sacado de encima. Tampoco ha tomado una decisión definitiva sobre los mecanismos de elección de la ejecutiva de CDC y de los presidentes de las federaciones. En principio, el congreso tan sólo escoge al presidente, al secretario general y al secretario de organización, mientras que la ejecutiva debe ser votada en el primer consejo nacional tras el cónclave. Pero los militantes han presentado numerosas enmiendas para que también se elija la ejecutiva mediante una lista cerrada pero no bloqueada, con el fin de que los delegados puedan mostrar su apoyo o rechazo a los miembros de la misma.

Otras enmiendas también piden que los presidentes de las distintas federaciones sean votados por la militancia de cada provincia y no como hasta ahora, que son elegidos directamente por la ejecutiva de CDC. El partido posee cinco federaciones.

Carles Ribas

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS