Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 80 años el librero Juan Cepas, autor del único diccionario sobre el habla popular de Málaga

El pasado jueves a la edad de 80 años falleció en Málaga, su ciudad natal, como consecuencia de unas complicaciones tras una operación de cadera, el escritor y librero malagueño Juan Cepas quien pasará a la historia por ser el autor del primer y único Vocabulario Popular Malagueño. Esta obra, editada por vez primera de forma modesta hace 28 años, como compendio de unos artículos sobre el habla popular que el autor fue deslizando en periódicos locales conoció varias reediciones en varias editoriales a lo largo de los años y supuso siempre un éxito editorial absoluto. La última, hace ahora un año, corrió a cargo de la editorial Arguval.

Este librero, académico de Bellas Artes de San Telmo desde 1977, sobrino del que fuese director de la Real Academia Española Salvador González Anaya y novelista en su juventud, siempre defendió la cultura popular. "Es lo que perdura, es la materia de lo universal: sólo tienes que darte una vuelta por el Quijote y comprobar lo que digo", decía.

Dueño de uno de los establecimientos centenarios de la ciudad, la librería Ibérica, hasta que sus problemas de vista le hicieron dejar el negocio en manos de su hijo Javier, Cepas era, ante todo, un lector apasionado.

"Las lecturas es de lo poco que podemos elegir en esta vida; si a la segunda página de un libro no ha salido una mano a cogerte, abandónalo. Leer por deber es un esfuerzo inútil", aseguraba.

A pesar de que sus tres novelas de juventud (Alférez provisional, La hora de las anclas y Los hermanos carlistas) le valieron rápidamente en Madrid el sobrenombre de El Jack London malagueño, Cepas decidió quedarse en su ciudad para difundir las historias y palabras ajenas.

Pero por lo que quedará siempre en la memoria de mucha gente es por haber dado categoría lexicográfica, en su diccionario sobre habla malagueña, a palabras y giros que estaban en trance de extinción. Festivas palabras como merdellón, rentoi, plenti de la butibamba, aliquindoi, chavea o potaje la coquina, llevan estos días un cintillo de luto al pronunciarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2000