Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La eléctrica portuguesa EDP sondea una posible entrada en Hidrocantábrico

La compañía eléctrica portuguesa Electricidade de Portugal (EDP), con un 30% de participación pública, está sondeando al Gobierno español y a la dirección de la eléctrica asturiana Hidrocantábrico para entrar en su capital. Así lo aseguran fuentes al tanto de las conversaciones. La dirección de Hidrocantábrico, por su parte, ha reconocido que mantiene conversaciones con diversos grupos nacionales e internacionales desde que, tras vetar el Gobierno la OPA de Unión Fenosa sobre Cantábrico el 26 de mayo, la empresa asturiana decidió abrir un proceso de búsqueda de nuevos socios.La participación del Estado portugués en EDP podría ser un inconveniente para sus planes en España. El Gobierno español se opuso en mayo a los planes de la francesa EdF, de mayoría de capital público, para adquirir Hidrocantábrico a través de la alemana Energie-Baden Württemberg (EnBW), en la que la compañía francesa controla un 25%.

EDP está en pleno proceso de rediseño de su estrategia tras el anuncio de fusión de Endesa e Iberdrola. Iberdrola controla un 4% de la eléctrica portuguesa y ésta un 3,3% de la compañía que preside Íñigo Oriol. Tras el anuncio de fusión de Endesa e Iberdrola, EDP -que podría ver diluida su participación en Iberdrola- ha mostrado interés por adquirir parte de los activos de los que se desprenda la nueva compañía fusionada. Además, trata de elaborar una estrategia propia en el mercado eléctrico peninsular.

Rechazo

Mientras se deja querer, Cantábrico mantiene el rechazo a la OPA anunciada el 28 de septiembre por la compañía Ferroatlántica, del grupo Villar Mir -que cuenta con el apoyo de EnBW- sobre el 25% de Cantábrico a un precio de 19 euros (3.161,3 pesetas), por debajo de la actual cotización de HC (el martes cerró a 22,5 euros) y muy lejos de los 24 euros que había ofrecido Unión Fenosa. El consejo de Cantábrico califica la oferta de "insuficiente y no solicitada".La situación en Cantábrico se ha modificado desde que en mayo se abriera el proceso de búsqueda de nuevos accionistas. El mandato a los bancos de negocios Schroder Salomon Smith Barney y Merrill Lynch para la localización de nuevos socios tenía por fin facilitar la desinversión de cuatro de los seis grupos de referencia entonces dispuestos a abandonar la compañía: La Caixa, Banco Sabadell, Grupo Masaveu y familia Carceller.

Pero tras la venta por sorpresa de su participación en Cantábrico por parte de La Caixa y Sabadell a Electrabel y a la compañía estadounidense Texas Utilities (TXU) el 3 de julio, tanto Masaveu, titular del 5,29% de la eléctrica asturiana, como Carceller, propietario del 3,65%, están dispuestos a permanecer en la eléctrica, sumándose así a la posición que siempre ha mantenido Caja de Asturias. Por lo tanto, la búsqueda de socios responde ahora más a una finalidad de reforzamiento de la composición societaria de la empresa que a hacer posible una salida ordenada de los accionistas que pudieran desear irse. A la continuidad de Carceller y Masaveu se suma el reforzamiento de la participación de Caja de Asturias. Esta entidad financiera posee el 10% de la compañía y ha tomado una opción de compra sobre otro 5%.

Con ello, y toda vez que el grupo TXU, que controla el 19,26% de Cantábrico, y el belga Electrabel (10%), tienen suspedidos sus derechos políticos en la eléctrica por la Comisión de Valores (ésta investiga si TXU y Electrabel tienen una posición concertada), EDP debe tener en cuenta que una eventual OPA precisa para triunfar que quien la lance pacte con el núcleo duro de Cantábrico (Caja de Asturias, Carceller y Masaveu) dado que la eléctrica mantiene el blindaje antiOpa en estatutos y cualquier posible pretendiente precisa el apoyo del 75% del capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 2000

Más información

  • La empresa asturiana admite que tiene conversaciones con varios grupos