Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:RAICES

La duración del Romancero

Si nos asomamos a los temas de este romancero popular, no abundan los asuntos relacionados con la vida pastoril. Sin embargo, aparece alguno como persistencia arcaizante de algo que ha quedado marginado. En la colección figura el Romance de Lucas Barroso (texto de Mairena del Alcor, Sevilla), que, si bien es moderno, "cuenta con bastante antigüedad", según Menéndez Pidal. A su lado hemos recogido con más frecuencia un texto que tiene -a lo menos- cinco largos siglos de documentación. Me refiero al tema de La gentil dama y el rústico pastor; a principios del siglo XV el tema se generalizó y en 1421 quedaba recogido por escrito. Se trata de una pastorela "al revés", en la que la dama ofrece sus gracias para seducir a un galán. Tengo materiales transcritos in situ de Fuente del Maestre (Badajoz) y otros de la provincia de Málaga (Sedella y Almogía) y de la de Jaén (Martos). En nuestra colección abundan las versiones de temas truculentos. Por más que historias de incestos, parricidios e infanticidios sean de especial deleite para nuestras gentes, no hemos de caer en la simplicidad de creerlas exclusivamente meridionales.Igual que en los pliegos de cordel tardíos, la tradición oral ha conservado motivos de adulterio, con la inmolación de la víctima más inocente, temas de forzadores, relatos de incestos... Y hemos de pensar que nada se inventa; las historias de Progne y Filomena o de Amnón y Tamar tienen su cobijo en la literatura clásica o en la Biblia, por más que ahora las sorprendamos en narraciones faltas de arqueología.

MÁS INFORMACIÓN

Naturalmente, el romance ha dado lugar a nuevos brotes de tradicionalidad. Tal es el caso de El corregidor y la molinera, que poseo en versiones más o menos completas del Algarrobo (Málaga), de Almería y de Granada y otra excelente de Pinos Genil (Granada); los de clérigos metidos en negocios de faldas (La penitencia, según textos de Gabia el Grande, Pinos Genil y Mollina): los de enamorados bajo el cobijo de celestinas (El novio y la alcahueta, recogido en Venta de las Palomas); los de muchachas sacrificadas por su amante (El novio librado del servicio, muy difundido; Antonio, texto de Guájar Alto, Granada); los de comparaciones irreverentes (Sacramentos de amor, versiones de Sayalonga y Algarrobo), amén de los muchos de quintos y de asunto religioso.

Las muestras aquí presentadas no pretenden otra cosa que indicar la tarea emprendida, los materiales allegados, la información que de todo ello se pueda obtener en una rápida ojeada. Tal vez, ni grandes novedades ni grandes hallazgos. Pero es una aportación recogida allí donde se dice, lo que ya es algo pensando en una futura geografía folclórica; se trata de una información que muestra el desarrollo de la tradición vieja y la posible génesis de otra nueva. Y, sobre todo, la persistencia. Para seguir viviendo, para no resignarse a morir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2000