Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de Santana exige un plan de futuro con nuevas movilizaciones

Los trabajadores de la empresa automovilística Santana han retomado las movilizaciones para exigir que su propietario, la Junta, presente un plan de futuro para la planta de Linares. El plan industrial de hace dos años, con inversiones previstas de 15.000 millones de pesetas, no se ha ejecutado por el expediente de la Unión Europea. Los empleados quieren respuestas y ayer, en los turnos de mañana y tarde, se concentraron durante 15 minutos como adelanto de las protestas.

El presidente del comité de empresa, Juan Salazar, lamentó "la total falta de previsión" de la dirección de Santana por no haber realizado los cambios necesarios para adaptar los motores a la nueva normativa sobre residuos y gases. "Hay que introducir cambios que todavía no están definidos y eso podría derivar en un expediente de regulación de empleo contra el que vamos a luchar", sentenció Salazar.La normativa "no se implanta de un día para otro", añadió el presidente del comité de empresa, por lo que dejar las cadenas de producción sin trabajo demostraría "que no se actúa adecuadamente". Los sindicatos reclaman que hagan público el plan de choque anunciado por el consejero de Empleo, José Antonio Viera. "Ya estamos cansados de que la Junta lance globos sonda sobre proyectos; que explique cuál es su proyecto y que los trabajadores lo conozcan ya", dijo Salazar.

La fábrica de Linares terminó 1999 con número rojos: 2.900 millones de pesetas. El comité de empresa calcula que este año las cifras no serán mejores. Según los trabajadores, los planes para evitar la dependencia de Japón no han avanzado y se retrasa la producción del vehículo propio de Santana, el modelo PS10, que tendría que haberse comercializado hace dos años. Hay prototipos realizados, pero todavía no se encuentra en las redes de distribución.

"La producción no ha sido mala, incluso se han podido hacer contrataciones nuevas que finalizarán con el mes de octubre, pero en el resto hay una continua falta de planificación por parte de la Junta", insistió Salazar. Los trabajadores anunciaron ayer movilizaciones en toda la comarca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2000

Más información

  • El comité acusa a los directivos de "falta de previsión"