Norma Duval desafía al Ayuntamiento ante la amenaza de cerrar el lunes el teatro Calderón

La cosa está que arde. Norma Duval está dispuesta a echar un pulso al Ayuntamiento de Madrid, apoyada por la profesión teatral: "Siempre acatamos la ley, y está de nuestra parte". La actriz continuará actuando en el teatro Calderón, aunque el Ayuntamiento ha comunicado que, de hacerlo, precintará este espacio el lunes. Por su parte, Alejandro Colubi, portavoz del teatro, afirma tener todo en regla y enseña los documentos y las reformas que responden a lo pedido por Protección Civil. Por otro, el Ayuntamiento sostiene que el teatro no posee licencia de actividad ni de obras.

"Quiero decirles a mis admiradores que aquí estaremos, que el espectáculo en el que intervenimos 50 personas es muy bonito, que el teatro Calderón es totalmente seguro, porque yo misma he visto todas las reformas que se han hecho, y que actuaremos con toda normalidad porque nosotros siempre acatamos la ley y está claro que estamos dentro de la ley", declaró ayer la actriz Norma Duval, quien debutó en este mismo teatro en 1973, antes de convertirse en una vedette con proyección internacional. Norma Duval vuelve ahora con un musical La mujer del año, puesto en pie con la productora Normarc, de ella y su marido, que son quienes han alquilado el teatro Calderón y mantienen diariamente una plantilla de más de medio centenar de profesionales. Un gran proyecto que peligra tras notificar ayer el Ayuntamiento que precintará el teatro a las diez de la mañana del próximo lunes. El enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la actriz es doblemente insólito, teniendo en cuenta las buenas relaciones de Norma Duval tanto con el Ayuntamiento como con el PP.

Norma Duval, que posee la doble nacionalidad española y francesa, recordó ayer que en los grandes teatros de París no se puede comenzar la función hasta que no hay un equipo de bomberos, médico y policías en la puerta del teatro: "Hay muchas maneras de protegernos y no sé por qué el Ayuntamiento toma estas medidas con el fútbol y no con la cultura".

Habla el alcalde

El alcalde también se pronunció sobre el caso: "Nada más lejos de nuestra intención que clausurar una actividad teatral, pero nos vemos obligados a ello para proteger a los madrileños". La opinión de Alejandro Colubi es bien distinta: "El Calderón es uno de los teatros más seguros de Europa". En la comunicación de cese de actividad, que llegó al teatro el jueves por la noche, firmada por el concejal de Centro, Carlos Martínez Serrano, se les daba la posibilidad de contestar alegaciones. Pero la comunicación se convirtió, unas horas después, en un aviso por el que se les notificaba que, si no cesaba la actividad, el teatro se precintaría en 48 horas. Este escrito, como al anterior, está sometido a la posibilidad de recurso, el cual fue presentado ayer por la propiedad, pero no ante el Ayuntamiento de Madrid, que fue quien mandó la primera nota, sino ante el Juzgado de lo Contencioso. "Yo confío totalmente en el juez", señala Colubi.

Acompañando a Colubi y a la actriz estaban ayer el abogado de Inmobiliaria Industrial, propietaria del teatro, y Fernando Vizcaíno, abogado de Normarc. "Aquí hay un clara descoordinación entre los distintos departamentos del Ayuntamiento", insiste el presidente de los Propietarios de Locales de Teatro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el Ayuntamiento dice que a primeros de mes fueron los técnicos municipales al teatro y emitieron un informe negativo porque las reformas hechas en el teatro no se atenían a los solicitado por Gerencia de Urbanismo y Protección Civil. Colubi replica pidiendo que le digan quiénes fueron y cuándo: "Por allí no ha aparecido nadie hasta ayer [jueves] por la mañana".

Paloma Carnero, arquitecta coordinardora de las obras del teatro, ratificó anoche a EL PAÍS lo expuesto por Colubi, en el sentido de que por allí no apareció nadie a primeros de octubre y además recalcó que no se empezaron las obras hasta que Protección Civil, primero a través de un acuerdo verbal y más tarde por escrito, aceptó el proyecto.

Ayer se personaron dos técnicos en el teatro, dos horas antes que la Policía Municipal, para inspeccionar el edificio. La propiedad y Colubi les permitieron el acceso a cualquier parte del teatro, pero no hablaron con ellos para que no se sintieran presionados. Los técnicos se fueron sin dar explicación a los propietarios, pero sí le comentaron a un periodista de Telemadrid: "Todo está muy bien". El Ayuntamiento señaló que los técnicos fueron sólo a ver si había actividad.

Colubi se queja del gerente de Urbanismo: "Si nos hubiera recibido, tal y como se lo pedimos hace dos meses y medio, quizá se hubiera evitado todo esto".

Enrique Cornejo, presidente de los Empresarios de Teatro, se solidarizó con sus compañeros personalmente y en nombre de su asociación y llegó a afirmar que el cierre era un disparate: "Es un teatro que se está reformando conforme a las normativas y la ley y no tiene sentido lo que se les hace". La Unión de Actores, tras estudiar el caso, también proyecta acciones si concluye que el Ayuntamiento obra incorrectamente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS