Reabierto el litigio por intrusismo y malversación entre los propietarios y la Cámara de Girona

Privilegios injustificados

La Audiencia de Girona ha revocado el archivo de la denuncia que la Asociación de Propietarios de Cataluña había presentado contra la Cámara de la Propiedad de Girona, a la que acusa de intrusismo, malversación de caudales públicos y cobro indebido de honorarios. La Audiencia, atendiendo a nueva documentación presentada para probar los supuestos delitos, ha ordenado que continúen las diligencias.La Asociación de Propietarios comunicó ayer la resolución judicial y aseguró que hasta el pasado 20 de septiembre no pudo obtener copias de los balances de la Cámara de Girona, documentación que ha dado origen a cinco preguntas parlamentarias sobre presunto intrusismo y prácticas indebidas. También informó de que el Tribunal de Cuentas ha decidido abrir un expediente contra las cámaras debido a las irregularidades observadas.

En la nota de prensa facilitada ayer por la Asociación de Propietarios se recuerda a los propietarios que las cámaras no pueden cobrar los servicios profesionales, puesto que, en su opinión, sólo deben ser ofrecidos como contraprestación de la cuota.

El litigio se inició en marzo de 1998, cuando la Asociación de Propietarios anunció una ofensiva contra lo que considera privilegios no justificados de las cámaras. Los propietarios mantienen que la actual influencia de las cámaras emana de las relaciones, intereses e influencias de carácter político que estas corporaciones tejieron durante el franquismo y que una vez llegada la democracia debieron disolverse. A la denuncia que presentaron en Girona debían seguir otras en las demás provincias de Cataluña, aunque por el momento la guerra abierta entre las dos entidades queda circunscrita a Girona.Recientemente se celebró en los juzgados de Girona la vista de la denuncia que, a su vez, la Cámara de la Propiedad Urbana presentó contra la Asociación de Propietarios, puesto que considera que ha sido objeto de injurias y calumnias. Esta denuncia sigue pendiente de resolución. El presidente de la Cámara de Girona, Josep Capdeferro, mantuvo durante la audiencia pública, a la que fueron llamados como testigos los periodistas que informaron sobre las acusaciones de los propietarios, que su gestión es legal y transparente. Capdeferro añadió que es falso que haya alguna normativa tendente a la disolución de estas corporaciones.

Los propietarios anunciaron ayer que el Tribunal de Cuentas abrirá expediente a la cámara después de un informe del Colegio de Censores de Cataluña en el que se demuestra una supuesta "suspensión de pagos técnica", situación que ha podido eludirse a base de ir "comiéndose el patrimonio". Según los propietarios, entre 1991 y 1999, la Cámara de Girona acumuló unas pérdidas de 9 millones de pesetas y su patrimonio público disminuyó en 84 millones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS